Esta mañana se han dado a conocer los detalles del “Certamen Nacional de Pintura al Aire Libre Ciudad de Yecla”. El concejal de Cultura Jesús Verdú destacó que es una actividad que han vuelto a recuperar después de la pandemia, teniendo lugar el sábado 16 de octubre en un día lleno de arte en nuestras calles porque coincide y combina con otras actividades culturales.

El concurso de “Pintura al Aire Libre Ciudad de Yecla” se iniciará con la entrega en el mismo día de soportes y materiales, en horario de 8 a 10 de la mañana en las instalaciones de la Escuela Municipal de Bellas Artes. Durante toda la jornada los artistas de Yecla y de poblaciones limítrofes podrán en nuestra ciudad desarrollar su obra sobre la temática de nuestro municipio. Ya en la tarde, a partir de las 17.00 h. se abrirá el plazo de recepción de obras, deliberación del jurado y decisión final de los premios de la jornada.

Se repartirán hasta un total de nueve premios en la categoría de adultos, así como tres premios en la categoría juvenil. Los nueve premios en la sección de adultos se desgranan de la siguiente manera: un Primer Premio “Alcaldesa de Yecla” de 1000 euros, otros tres premios de 600 euros a cargo de Bodegas Barahonda, Ferreterías Verdú y Colchones Gomarco, un premio de 400 euros de parte de Fama Sofás, otros tres premios de 350 euros cedidos por Gobik, Bodegas La Purísima y Bodegas Castaño, y finalmente, un premio de 300 euros de la mano de Yeclagrafic. Así mismo, todos los participantes obtendrán un obsequio por parte de Bodegas Castaño. Por otra parte, en la sección juvenil habrá tres premios: uno de 100 euros en colaboración con La Galería, otro de 90 euros cedido por Ankarte, y finalmente, otro premio de 60 euros que otorga directamente la propia Escuela Municipal de Bellas Artes y su cuerpo de profesores. Un jurado técnico valorará todas las obras, presidido por el director de la Escuela Municipal de Bellas Artes, Pedro Camacho.

Una actividad cultural que invade nuestras calles y nos permite dotar y generar nuevas visiones de nuestro patrimonio y de nuestros entornos urbanos, permitiendo a los artistas volver a los circuitos de la creación, así como poder acercarnos con la familia para disfrutar del proceso creativo de primera mano.