El alcalde de Villena, Francisco Javier Esquembre, ha informado esta mañana de las reuniones mantenidas a lo largo de esta semana, a las que ha acudido en calidad de presidente del Consorcio Zonal de Residuos. El martes tuvo lugar la reunión del Consorcio, el miércoles se reunió con el Director General de Cambio Climático y la Directora Territorial de Medio Ambiente junto con la Secretaria de Diputación y el jueves se celebró la Junta de Portavoces y la Comisión de Residuos, donde también se abordó la problemática que está generando la planta de residuos al municipio.

En la primera reunión se trataron temas relacionados con la plantilla de la planta de residuos o el presupuesto acordado para este año. Pero el punto principal fue presentar el borrador del Plan Zonal de Residuos. En este proyecto inicial se recoge la necesidad primordial de acabar con la problemática del hedor que afecta a la ciudadanía y que se viene arrastrando desde años atrás. Para ello, se ha informado de la necesidad urgente de mejorar la capacidad técnica de la planta de residuos y de abordar de lleno el tema de la recogida selectiva de residuos.

Para alcanzar los objetivos establecidos Esquembre ha señalado que se calcula un gasto de en torno a los 20 millones de euros, puesto que se requiere nueva maquinaria o instalar una incineradora para pequeños animales domésticos. Asimismo, para agilizar la recogida selectiva de residuos se instalaran varios ‘ecoparques’ fijos, pero sobre todo móviles, es necesaria le concienciación de la ciudadanía y para ello hay que facilitarles el proceso de reciclaje.

Aumento de la tasa de recogida de basuras

Para hacer frente al gasto inicial, se baraja la posibilidad de implantar una nueva tasa después de modificar la municipal. Es decir, se plantea una reducción de la tasa ya existente y la creación de una nueva, lo que a fin de cuentas supondría un gasto final superior al actual. “Hay que trabajar para determinar dicha tasa, es necesario modernizar el modelo actual, por ejemplo, quien genere menos basura pagará menos”. Se calcula que esta tasa entrará en vigor para el año 2017.

Comisión de Residuos

Ya el jueves se celebró la Comisión de seguimiento de residuos establecida por el Consistorio, tal y como solicitó PSOE, que contó con la presencia de Vicent García, Director General de Vaersa. En marzo se cumple el plazo de seis meses que se estableció para que Villena se hiciera cargo de las basuras de la zona de la Vega Baja, tras el cierre de la planta de Crevillente.

Como se estableció en un principio, Villena se haría cargo de la cantidad de basura que pudiese controlar, nunca más allá de sus límites. De este modo, el límite se fijó en 80 toneladas diarias. Actualmente, tal y como ha señalado el alcalde, la cifra se sitúa en las 50 toneladas, pero, pese a estar dentro de los límites, los episodios de mal olor se han multiplicado notablemente.

Pese a acabar en marzo el plazo de los seis meses establecidos, todo apunta a que Villena seguirá haciéndose cargo de las basuras de la zona de la Vega Baja. “Intentaremos que el flujo vaya al norte y deje de venir al sur”, ha insistido el alcalde, en referencia a la red de flujo de basuras “que en lugar de parar toda en Villena, Jijona y Elche se mueva hacia Valencia”.

Plan de control ambiental del problema

Se trata de medir las emisiones para concluir si el problema implica a VAERSA o a la Planta de Reciclados del mediterráneo. Para ello se llevarán a cabo olfatometrías y se instalarán los sensores oportunos. “Se trata de identificar los porqués” añadía el alcalde.

Este tema también ha traído una serie de problemas. En un principio se estableció que VAERSA se hiciera cargo del pago de los sensores, finalmente, ha sido el consistorio quien ha corrido con el cargo, alrededor de unos 20.000 euros, a la espera de que el importe sea devuelto por la planta de residuos.

Además, se quiere llevar a cabo un control online tanto de la entrada de camiones como de residuos. Para ello se instalaran unas cámaras que permitan el control directo. “Se trata de incorporar mejoras de gestión ya que somos la localidad más agraviada, por ello se valoró centrarse primero en las necesidades de Villena para que salga ganando de esta situación tan negativa”.