Jesús Hernández, edil de Bienestar Social, ha presentado el 'Diagnóstico Socio Urbano' del barrio San Francisco, un documento de 85 páginas realizado por la empresa MonoDestudio. Al acto de presentación ha asistido Paqui Ribera, en representación de la asociación de vecinos, y de Jordi Quiñero, de la mercantil encargada de dicho diagnóstico.

En él se desprende que la media de edad en el barrio San Francisco es de 0 a 4 años, siendo la población más joven de la ciudad. Además, es un barrio masculinazado, con un paro que supera en cuatro puntos a la media de Villena, que existe un déficit importante de formación, aunque se ha reducido el índice de absentismo escolar.

Entre las encuestas llevadas a cabo, la población apunta que se sienten inseguros; y las conclusiones a la que ha llegado la empresa es que la situación de abandono que impera en la barriada es por la falta de inversión; la población es de clase baja trabajadora; la gran diversidad de comunidades que viven en el barrio; que el centro educativo únicamente ofrece un servicio a alumnos de dicho lugar; carece de vivienda social, y desde MonoDestudio se apunta que "las propuestas que se hagan recuperen la convivencia en el barrio".

Además, no existe un buen estado en la edificación; desconexión urbanística con un avanzado estado de degradación, potenciar la calle Primavera como eje cívico estructurante; el barrio vive con muchas barreras; se tiene que apostar por un eje trasversal más importante, y unir el barrio con el casco histórico de la ciudad por mediación de viales ecológicos.

Más información, en el vídeo que acompaña la noticia.