Desde la asociación profesional de trabajadores penitenciarios “Tu abandono me puede matar”, informamos que el jueves 19 de noviembre nos hemos encontrado los trabajadores de la prisión de Villena con otro día de horror, complicado entre amenazas, incendios e intentos de suicidio.

En un primer momento en torno a las 12:30 del mediodía, en el departamento de Enfermería de la prisión, donde viven internos con enfermedades, lesiones y edades avanzadas que les dificulta la vida cotidiana en los departamentos ordinarios, un interno con problemas psiquiátricos se ha quemado a lo bonzo, este interno que ya había protagonizado intentos de suicidio anteriormente se ha prendido fuego a su propia ropa provocándose serias quemaduras en el cuerpo, lo que ha supuesto tener que trasladarlo a la unidad de quemados del Hospital General de Alicante, sin que al parecer se tema por su vida.

Todo esto sucede cuando no tenemos Psiquiatras en el Psiquiátrico Penitenciario de Fontcalent y cuando existe una escasez de personal y de medios alarmante.

Pero la jornada no iba a dar tregua y hemos tenido dos incendios más. En el departamento de aislamiento, donde se alberga a los internos más problemáticos, dos internos magrebíes que suelen protagonizar incidentes han prendido fuego en sus respectivas celdas a ropa, almohadas, colchones y lo que suelen pillar a mano. Nos hemos encontrado con dos incendios casi simultáneos, uno de los internos prendía fuego a las 13:30 y el último a las 14:30. Estos dos internos conflictivos tras ser rescatados por los Funcionarios que han evitado con su rápida intervención daños personales y materiales, se han tragado pilas y mecheros, con la única intención de reírse de los Funcionarios y de salir al hospital. Según dicen, que para darse una vuelta y ver qué pueden pillar por ahí.

Hoy las bombonas de oxigeno que usamos en los equipos autónomos para sofocar incendios y no respirar humo han formado parte de la vestimenta de los Funcionarios, llegando a agotar prácticamente las existencias.

Por otra parte, nos parece fuera de lugar que en tiempo de pandemia, hayan internos que provocan salidas al hospital y se dediquen medios sanitarios prioritarios para estas autolesiones teniendo que dejar de asistir a ciudadanos e incluso a otros internos que pueden tener problemas de salud serios o que se puedan complicar.
Los Funcionarios de Prisiones seguimos sin ser Agente de Autoridad y continuamos con el agravio salarial con respecto a nuestros compañeros en Cataluña con hasta 900€ de diferencia en nómina.