Los pequeños Lucas y Wyse son claros ejemplos de lo que les pasa a animales exóticos adquiridos como mascotas. Ambos han sido rescatados en España y su historia es ejemplarizante:

Wyse fue abandonado por su propietario en una clínica veterinaria, a la puerta de la misma, sin ningún tipo de identificador o chip. Al encontrar al pequeño talapoin se dio parte al SEPRONA quien se puso en contacto con nosotros para buscarle un hogar adecuado.

Lucas, por contra, ha vivido varios años con su propietario. Al principio disponía de una habitación para él solo y solía estar suelto por la casa, pero desde el principio tuvieron problemas con él, pues mordió a varios miembros de la familia . Al ir creciendo se ha vuelto cada vez más territorial y agresivo, hasta el punto de que su propietario ya no tenía confianza en el animal y ,cada vez más, lo tenía que encerrar en su jaula. Consciente del tremendo error que había cometido al querer tener un mono buscó ayuda para encontrar un buen lugar para él y así conocimos el caso.

Hoy, Lucas y Wise comienzan su nueva vida. Pasarán entre 9 y 12 semanas en cuarentena, dónde el equipo veterinario comprobará su estado de salud, si tienen algún tipo de comportamiento anormal y trazará un plan de recuperación tanto física como social para que en el menor tiempo posible puedan vivir rodeados de otros individuos de su propia especie en un entorno adecuado. Deseémosles lo mejor.