Una detención es un mal comienzo para las Fiestas de Villena. Hoy, el Pasacalles con Romería de la Vírgen.

El individuo que sujeta el agente, es sobradamente conocido ya por su animadversión a la arcabucería y los actos religiosos y festivos en general. En años anteriores, no ha dudado en arrojar desde su vivienda aguas fecales u orina al Pasacalles.

En esta ocasión, y en previsión de que lo volviese a repetir, ha sido interceptado en vía pública cuando se encontraba increpando a la multitud, momento en el que por los delitos de desobediencia y resistencia a la autoridad, ha sido detenido.

Faltar a la colectividad el respeto, para exigir que "te respeten" que no te gustan Las Fiestas #NoEsElCamino