Desde la Junta de la Virgen, queremos trasladar a la ciudadanía de Villena, nuestra preocupación ante la proliferación de actos intolerantes y vandálicos producidos en el Santuario.

Desde nuestra Asociación, sentimos una enorme tristeza por el devenir de todos estos acontecimientos, una situación provocada y denunciada en reiteradas ocasiones.

Ante estos últimos sucesos, pensamos que ni se puede, ni se debe mirar hacia otro lado. Los problemas están para solucionarlos, con diligencia y buena voluntad, pero tomando decisiones.

Para muchos no será más que un árbol o una Cruz. Pero para una gran mayoría, es el árbol y la Cruz de la explanada del Santuario.

Aquí no se trata de echar leña al fuego o de trazar discursos fáciles impregnados de demagogía, se trata de trabajar para encontrar una solución a una serie de problemas que están provocando en la pedanía situaciones de intolerancia... Desde la Junta de la Virgen sentimos indignacion y desánimo, pero sobre todo tristeza, mucha tristeza...