Durante las últimas lluvias torrenciales, acontecidas el jueves y viernes de la semana pasada, la Estación Depuradora de Villena funcionó de la manera correcta y continua que le caracteriza, eso sí, haciéndose cargo de un caudal que en el día 15 se cifró en 6.411 m3, incrementándose hasta los 8.650 m3 el día 16 y 7.525 el viernes 17.

Este aumento significativo de la cantidad de agua a tratar en ningún momento superó la capacidad de la planta, por lo que no se produjo alivio de ningún tipo por parte de la depuradora. Por ello, todo el agua que evacúa la EDAR de Villena ha seguido los tratamientos de saneamiento que garantizan su calidad y salubridad y en todo momento las aguas liberadas con destino a la Acequia del Rey mantienen esas condiciones.

Además en los próximos días se concretarán los resultados de la analítica habitual en estos casos y la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas recuerda que la actual remodelación de la planta está dotando a la misma de un depósito de tormentas destinado a albergar temporalmente aguas en caso de episodios de lluvias todavía más virulentos, aumentando todavía más si cabe la seguridad y gestión del agua.