Hoy, 7 de agosto, ha dado por concluida la campaña de verano gratuita Sal de Casa – Regresando al Futuro” de la Concejalía de Infancia, Adolescencia y Juventud, que se ha desarrollado tanto en el Espacio Joven de Villena, como en Las Virtudes, con cuatro turnos de actividades quincenales desde el 29 de junio hasta la fecha actual.

Un campamento que abrió la preinscripción el pasado 22 de julio y que ha albergado finalmente un total de 160 niños y niñas entre 6 y 11 años de edad. Una cifra que confirma tanto el éxito de la actividad, como la ocupación plena de los cuatro turnos, que incluso, han contado con más de los 32 niños y niñas que se estableció como límite al principio. El técnico de juventud, Juan Rubio Rodríguez, ha explicado que ‘queríamos que la campaña siguiera, como es costumbre, con su carácter inclusivo y diese la oportunidad a la gente que más dificultades tiene.’ – a lo que añade el técnico – ‘ Y de esas 32 plazas que estaban ofertadas en cada turno, siempre se ha ofertado, entre 4 o 6 plazas más, para aquellos que por diferentes circunstancias venían derivados del Departamento de Servicios Sociales o de algún centro educativo tuvieran su plaza garantizada’. Por lo que cada grupo ha tenido entre 36 o 37 niños y niñas en cada turno finalmente.

Una campaña que ha promovido que los más jóvenes pudieran tener un campamento, diferente al de otros años, pero lucrativo y social. Done las actividades que se han desarrollado en él, van desde los propios juegos impartidos en el Espacio Joven, como los paseos por la ciudad y la salidas a la piscina.

Protocolo y Medidas de seguridad

"A pesar de que tardamos bastante en sacar la escuela de verano porque necesitábamos un protocolo que nos dijera exactamente cómo actuar, las medidas de seguridad que nos han marcado se han cumplido todas sin excepción” confiesa la concejala de Infancia, Adolescencia y Juventud, Eva García.

Medidas como: medir la temperatura de los niños antes de entrar al recinto, el uso obligatorio de mascarilla durante todas las actividades y reducir el aforo del campamento.

Concretamente, según el protocolo de la burbuja grupal, se establecía que por cada trabajador profesional (monitor) se albergue 10 niños. Lo que a su vez ha desembocado en un aumento del número de monitores. Además, cada grupo, ha contado con la presencia de un monitor de prácticas.

Valoración final

Las impresiones, según comentan Juan Rubio y Eva María, han sido buenas, tanto por parte de los padres, como de los niños y de los monitores. “Nosotros sabemos la importancia que tiene el ocio educativo y el tiempo libre para el desarrollo personal de los niños y niñas y también, evidentemente, para su socialización” explica el técnico.


De cara al futuro

El equipo del Espacio Joven, la concejala Eva María y alguno de los monitores, se reunirán la semana que viene para adivinar el escenario de otoño y plantear así la oferta educativa y de ocio.

"La apuesta del departamento de Infancia y Adolescencia es recuperar la presencialidad o la semipresencialidad", asegura Juan Rubio. Para ello, incorporaran las medidas necesarias, para que el Curso de Participación o las actividades de gimnasia rítmica, entre otras muchas actividades, se puedan, en la medida de lo posible, realizar dentro de esa presencialidad o semipresencialidad.

"Dependiendo de las medidas de desinfección que nos manden, luego actuaremos de una manera u otra, por eso vamos a plantearnos diferentes escenarios, para volver a recuperar la alegría que tanto caracterizaba al Espacio Joven." concluía la concejala Eva María.

Pueden ver las declaraciones íntegras en el vídeo que acompaña a la noticia.