Desde la asociación profesional de trabajadores penitenciarios, Tu Abandono Me Puede Matar - TAMPM, denunciamos públicamente un suceso preocupante de cara a la seguridad de todos los ciudadanos y también del Centro Penitenciario de Villena.

Y es que la seguridad de los centros penitenciarios ha dejado de tener importancia para la actual administración penitenciaria. La madrugada del lunes 5 de abril, 6 internos de la prisión alicantina de Villena, decidieron forzar las cerraduras y abrir las puertas de sus celdas para juntarse en torno a una partida de parchís. A las 00h, el Funcionario que prestaba servicio en el departamento, al realizar una ronda de control a través del circuito cerrado del sistema de videocámaras del centro, se quedó perplejo al ver a un interno deambulando por el pasillo, no es normal, ya que el cierre de población reclusa se realiza en torno a las 20h.

Como estaba solo, avisó al Jefe de Servicios y una vez personado con refuerzos, realizaron un recuento extraordinario que les brindó una escena surrealista, de 20 internos que había en ese departamento ese día, todos menores de edades que oscilan entre 18 y 21 años, se encontraron celdas vacías, por lo que los Funcionarios se esperaban lo peor, una fuga. Hasta que llegaron a una celda donde se encontraron 6 internos jugando al parchís y alas cartas (la escena parecía extraída de un casino).

Las celdas están habilitadas para ser ocupadas hasta por dos internos. Estos internos amantes del juego se habían fabricado con cubiertos de plástico, unas ganzúas con las que consiguieron forzar la cerradura de sus celdas, luego solo quedaba arriesgarse a ir saliendo y recorrer el pasillo de la galería para volver a introducirse en la celda donde habían quedado a echar esa timba de cartas y parchís.

Lo paradójico de este suceso es en lo que se ha convertido la prisión de Villena, la cual fue considerada referente y una de las más seguras del país y ha degenerado en un lugar sin orden ni disciplina debido a una mala gestión por parte de la Dirección.

Los Funcionarios de Prisiones seguimos sin ser Agente de Autoridad y continuamos con el agravio salarial con respecto a nuestros compañeros en Cataluña con hasta 900€ de diferencia en nómina.