Nos escribe una vecina de Villena indignada, ya que cada día que pasa por la calle Gran Capitán, casi al principio de la calle, tiene que pasar por una fachada donde hay cientos de chicles pegados, a parte de unas cuantas pintadas.

Parece que se ha puesto de moda el pegar los chicles en esa pared en vez de tirarlo a la papelera. Alguien comenzó a pegarlos hace años y por lo visto creó una "moda" de pegar los chicles en dicha pared, que junto a las pintadas dejan una fachada un tanto desagradable. Por si fuera poco es una calle bastante transitada, enfrente hay un supermercado, y es una calle de desvío para vehículos, y como nos decía esta vecina de Villena: "estamos dando una imagen de Villena horrible a los que vienes de fuera y ven esto, y aunque sea un local privado, alguien debería llamarle la atención y que lo limpiara, además no es muy higiénico, tengo que coger en brazos a mi hijo cuando paso por que intenta tocarlos".