El remodelado Museo Festero ha abierto sus puertas. Tras unos meses de intenso trabajo, este templo villenense dedicado a las Fiestas de Moros y Cristianos de Interés Turístico Nacional, ya luce de nuevo.

Al acto acudieron las autoridades, encabezadas por el alcalde de la ciudad, Francisco Javier Esquembre, acompañado por parte de la corporación municipal, el presidente de la Junta Central de Fiestas, Antonio Navajas, de su directiva, así como de las Regidoras 2015, Haizea Bernabéu y Ariadna Navarro, acompañadas en todo momento por la edil de Fiestas, Isabel Micó.

Tampoco faltaron los presidentes de las comparsas y algunas de sus madrinas y sus cargos. Antes de cortar la cinta, Antonio Navajas quiso agradecer el trabajo realizado en esta remodelación de un Museo Festero que será un referente nuevo de cara al turismo en la ciudad.

Desde la concejalía de Turismo, se ha querido que a partir de ya, las instalaciones festeras sean una parada obligatoria para los turistas que visiten la ciudad. Samuel Martínez, técnico de Turismo del ayuntamiento de Villena, ha explicado que "a partir de ahora, el Museo Festero y su edificio será una nueva propuesta para los visitantes", explicando además que cuando la efigie de la Mahoma regrese a Biar, "se colocará una réplica en el lugar que ocupa el actual símbolo moro".

Además, ha explicado que se desea darle más importancia a la sala audiovisual del edificio. "Se abrirá al público. En principio se proyectará un vídeo explicativo de lo que son las fiestas de Moros y Cristianos, aunque este año se grabará uno específico que será el que se proyecte para los visitantes".

El nuevo Museo Festero ha sido dotado de luces leds, con un lavado de imagen importante, donde se ha cambiado el suelo, tanto del Museo como de parte de las instalaciones festeras. Todo ello para darle más importancia si cabe a un símbolo de la ciudad y de la fiesta de Villena.