Antonio Martínez Puche, director de la Sede Universitaria de Villena, se ha quejado, y no es la primera vez, de la falta de implicación por parte del ayuntamiento de Villena, a la hora de cumplir económicamente con sus obligaciones dentro del marco de cooperación entre la Universidad de Alicante y el consistorio, para poder llevar adelante los cursos y demás actividades que la Sede Universitaria de Villena viene organizando desde hace once años.

Puche a aprovechado la presentación de los Cursos de Verano, que se celebrarán desde el 11 al 28 de julio, para apuntar que a la Universidad de Alicante, "estos cursos les cuesta dinero", al tiempo que ha señalado que es muy difícil de esta manera, "mantener la Sede Universitaria". Para Martínez Puche, "esto se traduce, más que en un gasto, en una inversión", y a pesar de comunicar que existe gran voluntad por parte del consistorio, "que me consta", ha dejado un mensaje para navegantes: "Si esto sigue igual a la finalización de estos cursos después de verano, la Sede se podría quedar en suspenso".

Conchi Beltrán, edil de Educación y Cultura, y que ha estado presente en dicha presentación, ha sido la encargada de tranquilizar y de paso, lanzar un mensaje esperanzador de cara al futuro: "Se está trabajando para realizar el pago. Hubo algún problema a la hora de justificar el pago de la factura. En el pasado pleno se tomó la decisión de hacer llegar la cantidad adeudada, y se están realizando los trámites pertinentes para ello".

Antonio Martínez Puche ha indicado que "una vez que llegó septiembre del año pasado, no llegaron esos recursos a Tesorería de la Universidad de Alicante, por lo que nos planteamos suspender las actividades de la Sede Universitaria. Es un riesgo que se puede correr. Existe una deuda de unos 50.000 euros. Este año, la Universidad de Alicante ha adelantado el dinero, pero pasa el tiempo y desde la UA no dicen que posiblemente no tengamos dinero para desarrollar las actividades que ya estamos programando de cara al futuro. Pusimos de plazo el mes de mayo, y a Tesorería de la Universidad de Alicante no ha llegado el dinero".

Puche asegura que el problema económico existe, y además se extiende al académico. "La falta de liquidez bloquea a la Universidad de Alicante, y es algo que tengo que decir, ya que no depende de nosotros. Es una posibilidad que está encima de la mesa. Me consta, repito, que desde el consistorio existe una voluntad, ya que siempre la ha habido, pero en estos momentos nos encontramos con esas deudas que impiden programar la próxima temporada de la sede", concluyó.