Tras el cierre del vertedero de Abornasa en Crevillente y la autorización provisional de que la basura procedente de la Vega Baja venga a la planta de Vaersa en Villena, tal y como adelantó en la noche de ayer ÁGORA HABLA, desde el Ayuntamiento de Villena manifestamos la total oposición a esta medida.

La falta de cumplimiento de la administración del Partido Popular del Plan Integral de residuos y del funcionamiento de los planes zonales, así como los casos de irregularidades y corrupción que han afectado al tema de residuos, no deben repercutir una vez más sobre la ciudadanía de Villena

Antes incluso de esta medida, Villena ha venido sufriendo episodios de mal olor por los que se ha abierto expediente, provocados presuntamente por un mal tratamiento de los residuos tanto en la planta de Reciclados del Mediterráneo como en la de Vaersa, hechos ya denunciados y que se verían agravados con la llegada de más basuras de fuera del plan zonal correspondiente.

Es totalmente improcedente que el término municipal, que ha sufrido permanentemente la incapacidad de la anterior administración autonómica por solucionar el problema de los residuos, tenga que sufrir nuevamente las consecuencias de la entrada de más residuos.

Desde el ayuntamiento de Villena se tomarán todas las medidas a nuestro alcance para intentar que esta llegada de residuos no se produzca y, en su caso, para que se adopten las medidas compensatorias precisas.

El ayuntamiento de Villena urge a la Generalitat y a la Diputación de Alicante a que establezcan criterios exigentes para que el tratamiento de residuos deje de ser un problema en las localidades receptoras. Entre otros la implantación de la recogida selectiva orgánica en origen que permita disminuir el número de toneladas que van a vertedero, y el incremento de medios técnicos y humanos en las plantas de tratamiento para optimizar su funcionamiento, evitar rechazos y minimizar el mal olor.

El alcalde de la ciudad, Fco. Javier Esquembre Menor estará en la próxima reunión a celebrar en la Secretaria Autonómica de Medio Ambiente y planteará la oposición de la ciudad a la entrada de residuos de fuera de la zona de referencia así como la necesidad de tomar medidas efectivas y medioambientalmente válidas en el tratamiento de residuos y exigirá mayor audacia a la administración para resolver un problema en el que municipios ajenos, como el de Villena, se vean gravemente perjudicados