Cuanto más hacemos, más podemos hacer. Así se podría resumir lo realizado por el equipo humano que forma el Aridex-Sipu Racing Team, que a los mandos de su Nissan, han logrado de nuevo, por segundo año consecutivo, subirse a lo más alto de la clasificación de la Panáfrica en la categoría de vehículos 4x4, una de las pruebas más duras que transcurre por el país de Marruecos, y que han tenido que pelear de lo lindo para dejar atrás, aparte de problemas con el motor de su vehículo, otros problemas en forma de oueds, pedregales, dunas y explanadas desérticas.

Pero si algo especial tiene este tándem es que ante las adversidades se crecen. Han sabido cuando atacar, y además, han sabido cuando, con el motor tocado, nadar y guardar la ropa, para, posteriormente, dar una lección de navegación y sobre todo, de tesón, perseverancia y poder de superación.

No ha sido un camino de rosas. Es más, a pesar de comandar la clasificación general hasta la etapa de ayer jueves, los alicantinos han querido ser cautos, y, sintiendo que los quads se les echaban encima y que lo tendrían complicado, sobre todo en esta última etapa que atravesaba el desierto de Erg Chebbi , territorio propicio para los quads, han demostrado que cualquier cosa que la mente del hombre puede concebir y creer, puede ser conseguida.

Quizás hayan acabado con mal sabor de boca, ya que han comandado la general en la práctica totalidad de la prueba, pero han demostrado que a veces la victoria no lo es todo en la vida, y que la derrota no es el peor de los fracasos. No intentarlo es el verdadero fracaso.

Desde la primera etapa, que transcurrió entre Nador y Midelt, el Aridex-Sipu Racing Team, se ha encontrado con zona montañosa y terreno dañado por las lluvias. No obstante, su vehículo supo responder a la perfección, con el binomio perfecto de conductor y copiloto. Y es que entre Miguel y Ricardo existe una unión que hace que con cualquier mirada, ambos se entiendan.

La segunda etapa, entre Midelt y Erfoud, era una de las favoritas del equipo. No obstante, se dieron cuenta que el motor de su Nissan comenzaba a perder potencia, algo que les privó de mantener un buen ritmo de conducción. Finalmente prevaleció la estrategia para poder llegar a tiempo a la línea de meta, y, de este modo, seguir primeros en la general.

Al día siguiente, Miguel Arjona y Ricardo Martínez, afrontaron la etapa que unía las localidades de Erfoud y Zagora. 250 kilómetros por delante para tratar de seguir nadando y guardando la ropa. El 4x4 no estuvo listo hasta horas antes de comenzar la etapa, por lo que la preocupación de los alicantinos era máxima. Y no se equivocaron. El motor comenzó a calentarse y tuvieron que asegurar. Aun así, seguían defendiendo la primera posición con uñas y dientes. Cáete siete veces y levántate ocho, decía el proverbio japonés. Ellos lo elevaron a la décima potencia.

El miércoles, en la etapa entre Zagora y Merzouga, el binomio perfecto supo salir del paso con un nuevo éxito. Llegaban terceros a la meta, por detrás de los quads que han resultado ganadores, aunque todavía lideraban la prueba. Pero llegó el jueves, y con él uno de los reveses definitivos. Con salida y llegada en Merzouga, el Aridex-Sipu Racing Team tuvo que sortear por todos los paisajes, arena, piedras, polvo, lagos secos y acabaron muy contentos, a pesar de que el motor de su vehículo estaba bastante tocado.

Perdieron el liderato en la general, aunque las diferencias eran mínimas. Los primeros les sacaban 700 metros de distancia, y 200 los segundos, pero tanto Miguel como Ricardo eran conscientes de que la última etapa, la más dura y a la vez la más bella, era propicia para los dos quads que comandaban la prueba.

Pero en esta clase de competiciones, la cabeza juega un papel determinante, y a pesar de que los alicantinos eran conocedores que el terreno era propicio para los dos vehículos que iban por delante, quisieron morir matando, metafóricamente hablando. Han realizado una gran etapa, y les han puesto las cosas muy complicadas a los que a la postre se alzaron con el triunfo, el equipo de Los Martínez. No obstante, con todo por lo que han pasado, acabar terceros en la general y primeros en su navegación 4x4 es todo un éxito.

Ahora toca festejarlo. Tiempo habrá para analizar los pros y los contras de la competición. Lo más importante ya lo han conseguido, y no es más que mantener a Petrer y Villena pendientes de, cariñosamente hablando, 'dos locos del motor y de la aventura' que han vuelto a dejar patente que son dos verdaderos ganadores. ¡Enhorabuena!