El alcalde de Villena, Fulgencio Cerdán, ha anunciado hoy la firma de replanteo de las obras, incluidas en las obras del Plan de Modernización de Villena, que pretende la renovación integral de las calles Jose María Soler y Román. Este acto administrativo permite el inicio de las obras que comenzarán el próximo 7 de febrero, con un plazo de ejecución de ocho meses.

Cerdán ha explicado que se acometerá la primera fase del tramo entre Constitución y Navarro Santafe. “Estamos ante una actuación, que supondrá una inversión de 760.000 euros, para mejorar todo el alcantarillado, la red de abastecimiento, la red de pluviales, así como en superficie el asfaltado y acerado de las vías”, ha comentado.

Por su parte, la edil de Comercio, Paula García, ha señalado que esta actuación busca armonizar la estética urbana de la zona comercial vinculada a la avenida de la Constitución por su proximidad. La concejala considera que “la culminación de las obras de José María Soler y aledañas, más el proyecto de la avenida de la Constitución, generará una zona comercial muy atractiva de gran reclamo”.

Tanto Cerdán como García pidieron “paciencia” a los vecinos por las posibles molestias que generará los meses de obras, aunque ambos aseguraron que se establecerá sistemas alternativos en materia de circulación y aparcamiento para minimizarlo en lo posible.

Proyecto

El ingeniero municipal ha comentado que estas obras se realizarán por fases, una primera que abarcar desde la avenida de la Constitución hacia Navarro Santafe, y una segunda que cubrirá la continuidad de la vía por la calle Román.

Las obras proyectadas se han adjudicado por 760.000 euros más 82.000 en mejores para mejorar todos los servicios existentes, desde la red subterránea que presenta un gran deterioro. El proyecto también incluye una nueva remodelación en superficie de las vías afectadas, con mejoras como la ampliación de las aceras, el reasfaltado completo, y la sustitución de las luminarias por LED más eficientes. La instalación eléctrica en subsuelo también será sustituida al completo.

La obra hidráulica permitirá generar un sistema más moderno con nuevas acometidas domiciliarias y 15 nuevos pozos de registro. La red de abastecimiento será mallada para permitir cortes sectoriales ante eventuales roturas, sin que suponga una suspensión del servicio completo en estos casos. Además, se crearán 95 nuevas acometidas domiciliarias. Por otra parte, se creará una nueva red de aguas pluviales de mayor capacidad, que conectará con la existente en la calle Cervantes, evitando que se vierta toda en la avenida Constitución.