Los amantes del buen vino, y sobre todo, del vino ecológico están de enhorabuena. La Bodega de La Encina ha visto como dos de sus caldos han sido galardonados con las medallas de oro y plata, en el prestigioso 'Organic wine award' que se ha celebrado en la localidad alemana de Bad Dürkheim, la principal ciudad del distrito de Renania-Palatinado.

Esta mañana, el propietario de la Bodega de La Encina, José María Espí Sánchez, que dirige dicha bodega desde 2006, ha acompañado al edil de Agricultura, José Tomás Molina, para presentar las instalaciones y explicar en qué consisten los premios logrados por estos magníficos caldos. Molina ha indicado que "no es habitual que ocurra esto, y por ese motivo estos galardones son dignos de mención y lo tienen bien merecido, ya que se está realizando un gran trabajo en el vino ecológico".

Por su parte, José María Espí, ha explicado que la Bodega La Encina tiene una producción anual de unas 70.000 botellas de vino. "Es una bodega pequeña y humilde, con elaboración artesana al cien por cien. Hemos vuelto al pasado al realizar controles manuales; y desde 1998 se practica la producción ecológica y vino dinámica", ha señalado; al tiempo que ha matizado que "las hojas de la viña los adquieren para secarlas y realizar infusiones para regular la tensión arterial. Contamos con abonos orgánicos de oveja que pastan libremente, y la recolección se hace a mano".

Sobre los prestigiosos premios que ha logrado la bodega, Espí ha explicado que fueron mas de 700 bodegas de toda Europa las que se presentaron, y que la medalla de oro ha ido a parar a un Merlot y la de plata a un Forcallat. "Éste última clase de uva ha ido desapareciendo poco a poco. Es una uva muy generosa y resistente a las enfermedades. Es una variedad francesa. Estamos muy contentos de que hayan premiado a este vino, ya que había sido rechazado por algunos clientes".

Sobre el Merlot, ha indicado que "es un buen vino, de origen francés, y se adapta muy bien al clima. Está en un entorno de pinares y hierbas aromáticas".