Desde la concejalía de Educación se informa a la ciudadanía de lo ocurrido en relación al parque infantil del colegio La Celada.

En primer lugar se informa que el parque infantil recogido en las cámaras municipales, que es donde se custodia este tipo de mobiliario, se hizo a espaldas del ayuntamiento ya que ningún edil municipal autorizó su traslado hasta las dependencias del colegio. Se quiere dejar clara esta situación para evitar agravios comparativos por parte de otros centros escolares quienes pueden considerar que el ayuntamiento tenga trato favorable para algunos centros.

Desde el equipo de gobierno se entiende que esta acción se realizó con la mejor intención por parte del centro educativo para poder agilizar la puesta a punto de una zona infantil. Sin embargo, la instalación de juegos infantiles precisa de una obra de instalación, la adecuación de la zona, la revisión para saber el estado y la solicitud de los mismos a la Consellería. Con la aprobación del gobierno valenciano se envían al ayuntamiento las especificaciones técnicas y dimensiones de la solera de cimentación que estos juegos infantiles precisan para asegurar la seguridad de las niñas y niños que hacen uso de ellos. Una vez aprobada la solicitud, el ayuntamiento pasará a ejecutar la obra requerida de la solera.

La colocación de esos juegos infantiles en la zona de recreo del colegio es, por lo tanto, irregular y ajena al ayuntamiento quien ha exigido que sea acordonada para que los menores no hagan uso de ella sin estar fijada al suelo y/o revisada, tal y como exige la normativa. Desde la concejalía de Educación se valora el interés de los distintos colectivos del colegio La Celada para que tengan los servicios adecuados en el centro, pero se les pide que respeten la normativa de seguridad en un tema tan delicado como es el uso de parques infantiles y se mantenga un dialogo continuo para que no vuelva a haber malos entendidos.