El colegio Príncipe Don Juan Manuel realizó en la tarde de ayer martes, 18 de septiembre, un Consejo Escolar Extraordinario, para analizar el deterioro de una de las zonas del centro docente, en concreto el salón de actos, también utilizado como gimnasio, la sala de profesores, y el pasillo de la segunda planta que da acceso al aula de inglés, religión, informática, y 5°B.

Este consejo fue abierto con la intención de que asistieran, voluntariamente, todos las madres y padres que quisieran para conocer cómo se encuentra en estos momentos el centro. Existe preocupación por parte de los familiares de los estudiantes. No obstante, no existe ningún riesgo de caída ni derribo inminente. Estamos hablando de una afección que presentaría un riesgo potencial a largo plazo, es decir, en unos años.

No obstante, la dirección del centro ha preferido cerrar ya y actuar para hacer los deberes antes de hora. No hay alarma inmediata, pero según fuentes consultadas por Ágora Habla, apuntaban que "debemos prevenir a largo plazo".

Se han realizado 33 catas por todas las instalaciones del centro educativo, de las cuales 29 han dado positivo y 4 negativo. Pero el salón de actos y la sala de profesores ya estuvieron cerradas en 2015 por la retirada del amianto, algo que no tiene nada que ver con este hecho actual, y se desconoce cuando se podrán utilizar dichos departamentos.

El próximo día 5 de octubre, aunque no está confirmado al cien por cien, se celebrará una asamblea del AMPA donde se volverá a citar a los padres y madres para informarles de todo lo relativo a este asunto. La ejecución de la obra es competencia de la consellería de Educación, y no del ayuntamiento.

Conchi Beltrán, concejal de Educación, ha indicado que “estamos tratando desde esta área, el AMPA y la dirección del colegio de que Consellería realice la actuación cuanto antes”.

La edil ha declarado que “la cantidad económica para dicho acondicionamiento de las salas que se encuentran en mal estado están contempladas desde una partida especial. Disponen del dinero y se acometerán las obras toda vez que tengan en su poder el informe que se ha realizado por parte del ayuntamiento. Además, me gustaría lanzar un mensaje de tranquilidad a los familiares de los alumnos, ya que no existe riesgo de posibles desprendimientos”.

En el próximo Consejo Escolar Municipal está previsto, salvo sorpresa de última hora, que se trate el tema de obras, por lo que se podría dar una respuesta ya no sólo a los docentes del centro, sino a las familias que muestran su preocupación ante este nuevo contratiempo. Si finalmente no entrara en el orden del día el tema de las obras, se recurriría al turno de ruegos y preguntas.

En principio, la encargada de redactar los puntos a tratar es la concejal de Educación y todavía no existe fecha prevista para la celebración del mencionado Consejo Escolar Municipal.

Algunos familiares ya han mostrado su preocupación a través de las redes sociales, como es el caso de Alexandra, que apunta: "El deterioro del edificio de dicho centro está afectando al funcionamiento lectivo de más de 300 niños, dejándolos sin desdobles en las asignaturas, sin biblioteca, sin rincones de ocio y sin apenas baños".