Los ediles socialistas han comparecido esta mañana en rueda de prensa para presentar una moción que llevarán a pleno en contra de la reforma de la Ley del Aborto que el Partido Popular quiere aprobar en las Cortes. Según Cerdán “con esta nueva regulación el gobierno va a crear un problema donde no existe para contentar a un pequeño grupo de su electorado, en este caso el más extremista”.
Se trata de una medida que retrotrae a España más allá de 1985 y que según Cerdán “es más propia de países árabes, sudamericano o asiáticos”. Además destacaba el importante eco que la prensa europea se ha hecho sobre el tema. Según el edil socialista “España copa las portadas de los medios europeos por una medida ultraconservadora que atenta contra la libertad de las mujeres”. “El único que ha apoyado esta reforma en Europa ha sido el ultraderechista francés Le Penn”.
Esta reforma no se basa en un clamor social y según el edil solo responde a la devolución de favores hacia la Iglesia que el Partido Popular tiene con ellos. Además Cerdán ponía el caso del embarazo de una mujer en riesgo de exclusión social que ya tiene varios hijos y que pese a sufrir problemas graves de malformación en el feto está obligada a dar a luz en contra de su voluntad por una ley sin sentido.
Por su parte Isabel Micó ha afirmado que como mujer “creo que toda mujer que decide seguir adelante con un embarazo, sea cual sea su edad, condición o clase social es respetada socialmente por lo que la que decida no seguir con él debe serlo también”.
Según Micó “se trata de una clara decisión religiosa” al tiempo que recordaba que España es un país aconfesional”. Al mismo tiempo la edil ha criticado el método para poder impedir voluntariamente el embarazo, “con la nueva reforma una mujer embarazada necesita que un ginecólogo haga un informe, que un segundo ginecólogo lo ratifique y que un tercero lleve a cabo dicha interrupción”. Estas medidas son fruto de una reforma de ley hipócrita que lo que busca es alargar más allá de las 22 semanas de embarazo su interrupción para que así no sea posible.
Por todo ello reclamarán en el próximo Pleno Municipal de enero que Gallardón retire esta reforma de ley puramente ideológica y ultraconservadora que reduce la libertad de las personas en nuestro país.