El Tribunal Constitucional ha emitido la sentencia STC 61/2018, y publicada en el BOE núm. 164 de fecha 7 de Julio.

A destacar:

- De esta manera, la STC 61/2018 no ha entrado a dirimir el fondo de cada una de las reformas contenidas en la norma, sino que se ha limitado a estudiar si el Gobierno ha justificado la citada “situación de extraordinaria y urgente necesidad”.

- Del mismo modo, la Sentencia establece que el alcance de la nulidad no afectará a las situaciones jurídicas consolidadas, esto es, no sólo aquellas decididas mediante sentencia con fuerza de cosa juzgada, sino también aquellas establecidas mediante actuaciones administrativas firmes.

- Declara nulo el requisito de acreditar el límite de rentas de la unidad familiar (establecido en el 75% del SMI, excluidas las pagas extraordinarias), de modo que dicho requisito deja de ser exigible para las nuevas solicitudes de este subsidio.

- No tiene efectos retroactivos. Lo que no podrán es recuperar el derecho con efectos retroactivos o las cantidades devengadas con anterioridad.

- Otros preceptos declarados nulos por la STC 61/2013. La nulidad de estos preceptos es automática a partir de la publicación de la Sentencia del Tribunal Constitucional, de manera que las materias afectadas vuelven a estar reguladas por la normativa previa a la que se anula ahora.

1. El criterio del SEPE:

Esta sentencia declara nulas determinadas disposiciones del Real decreto-ley 5/2013, por considerar que no concurren las causas de extraordinaria y urgente necesidad.

Entre ellas, se encuentra la disposición final primera que modifica varios artículos de la Ley General de la Seguridad Social, y en concreto el número 3 del apartado 1 del entonces vigente artículo 215 (actual 275.2), que introducía el computo de rentas de la unidad familiar para acreditar el requisito de rentas propias en el acceso al subsidio de mayores de 55 años.

Para el acceso al subsidio de mayores de 55 años y a los efectos del cumplimiento del requisito de carencia de rentas, únicamente se tendrán en cuenta las rentas imputables al propio solicitante del subsidio.En cuanto al alcance de la sentencia, el apartado 11 de los fundamentos jurídicos, declara que no afectará a las situaciones jurídicas consolidadas (resoluciones administrativas y judiciales firmes).

En consecuencia, el cambio de criterio se aplicará desde ayer día 9 de Julio, además de a las nuevas solicitudes y a las que estuvieran pendientes de resolver, a las resoluciones de las reclamaciones previas que pudieran presentarse, y a los procesos judiciales en curso.

2. Conclusión:

Cualquier persona que solicite la prestación por subsidio de mayor de 55 años se vuelve a la situación inicial de que las personas mayores de 55 años que soliciten el subsidio por desempleo, ya no se les tendrá en cuenta la renta de la unidad familiar, si no de la persona desempleada.

Dicha sentencia responde a un recurso de inconstitucionalidad presentado por el Grupo parlamentario socialista.