El diputado del PP de la Provincia de Alicante en las Cortes Valencianas, José Antonio Rovira, ha recordado hoy que el Partido Popular lleva tiempo advirtiendo del problema que tenía imponer el requisito lingüístico al personal de la administración y ha tildado de “barbaridad” que se pongan en peligro miles de puestos de trabajo desarrollados por el personal interino, que en la Comunidad Valenciana supera las 7.000 personas sin tener en cuenta ni el personal sanitario ni el educativo.

“Por desgracia, muchos interinos se van a tener que ir a la calle, unos porque no tengan la titulación en valenciano suficiente para su puesto y otros porque si tienen un mal día durante la celebración de su oposición y el examen les sale mal no contará para nada su experiencia y se irán también a la calle”, ha destacado Rovira.

La nueva Ley valenciana de Función Pública exige por primera vez el valenciano a todos los empleados públicos de la Administración, por lo que el valenciano pasará a ser requisito lingüístico obligatorio y no solo un mérito.

Rovira ha destacado que no solo se impondrá a los funcionarios de la Generalitat Valenciana, sino que también se va a imponer en los ayuntamientos de la Comunidad Valenciana. “El requisito lingüístico es una barbaridad, como estamos viendo, para personal que lleva años prestando servicios en la administración”, ha denunciado el diputado autonómico, y ha recordado que el Partido Popular derogará esta ley en cuanto entre a gobernar. “Son muchos puestos de trabajo en juego, la plantilla de interinos según los datos publicados supera las 7.000 personas y un millar de profesores ya perdieron su trabajo cuando se aplicó al sector de la educación”, ha añadido,

El diputado ha destacado que el requisito lingüístico no solo se aplicará a la Generalitat, ya que también se aplicará en todos los ayuntamientos, incluidos aquellos que están en zonas de predominio castellano atendiendo a la Llei d’Us y Ensenyament de la Comunidad Valenciana.