La Conselleria de Educación está dispuesta a reabrir el debate de la jornada continua en la Comunidad Valenciana. De ahí que se haya sentado ya a negociar con sindicatos y familias un borrador de norma que introduce cambios en la primera orden, la que abrió la puerta a generalizar el horario intensivo en todos los colegios.

Sin embargo, el cambio de las extraescolares de actividades gratuitas a no lucrativas o la prohibición a los colegios de repetir la votación durante tres cursos no son las únicas modificaciones relevantes.

El departamento que dirige Vicent Marzà pretende introducir el debate sobre qué tipo de distribución horaria es la mejor para el alumno y, sobre todo, cuál se adapta mejor a las necesidades de conciliación familiar. En este sentido, Educación pondrá sobre la mesa un modelo de horario que viene a ser un híbrido entre la jornada continua y la partida, cogiendo aspectos de ambas propuestas.

En concreto, consistiría en comenzar las clases a las 9 horas, de manera que se prolongasen hasta las 12.30 horas. Sería entonces cuando se pararía para el tiempo de comedor, que se extendería hasta las 14 horas. A partir de ahí, se introduciría una hora y media de clase hasta las 15.30 horas. Aquí acabaría el horario lectivo, con lo que la permanencia en el centro se garantizaría al alumnado con clases extraescolares hasta las 17 horas.

Según explicaron desde Educación, esta propuesta -que en todo caso dependerá de los centros y las familias adoptarla o no- puede ser la que mejor encaje con las necesidades de conciliación. Además, coge de la jornada continua el acabar las clases pasadas las 15 horas, aunque para responder a los detractores del horario intensivo, adelanta el tiempo de comedor a mediodía.

En este sentido, al igual que se hace en la jornada partida, se deja una clase para después de la comida, de manera que no se concentran todas las lecciones por la mañana.

En definitiva, se adelanta la vuelta a clase por la tarde sin renunciar a que el tiempo de comedor forme parte de la jornada escolar de los alumnos. Al mismo tiempo, se introduce la actividad extraescolar antes de las 17 horas, si bien los padres y las madres que lo necesiten podrían recoger a sus hijos a partir de las 15.30 horas.

De nuevo, serán los centros educativos los que tengan en sus manos la responsabilidad de elaborar una propuesta de distribución horaria y de actividades extraescolares, para posteriormente someterla a la votación de las familias.

Educación sigue demandando para autorizar cualquier cambio que este lo refrende al menos el 55% «de la totalidad de los votos posibles». Sobre esto precisamente han opinado los sindicatos en contra, pidiendo que los votos a contar sean sobre los efectivamente emitidos y no sobre el conjunto del censo.

Enlace de la noticia: http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2017/11...