El frío intenso está a punto de llegar de forma generalizada a la provincia de Alicante y al conjunto de la Comunidad Valenciana y España.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé que a partir de este miércoles se produzca una entrada de aire frío polar. La combinación de aire frío y viento en calma favorecerá que las noches más frías sean las del viernes y sábado, con heladas acercándose al litoral.

Además, el litoral e interior norte de la provincia de Castellón estarán hasta el jueves en alerta amarilla por vientos fuertes que podrían alcanzar rachas máximas de 80 kilómetros por hora.

Las temperaturas mínimas de la pasada madrugada en la Comunidad Valenciana han bajado hasta los 7,4 grados bajo cero en Ademuz. Según datos de Aemet también se han registrado mínimas de -4,8 grados en Utiel; -4,1 en Pinoso; -4 en Jalance; -4 en Vilafranca; -3,5 en Villena; -2,8 en Fontanars; -1,6 en Fredes; y -1,4 en Morella.

En las capitales de provincia, las mínimas esta madrugada han sido de 3.9 grados en Castellón; 4,1 en Alicante y 5,6 grados en València.

Otras mínimas registradas durante la pasa noche han sido un grado bajo cero en Castellfort; cero grados en Vinaròs y en Segorbe; un grado en Manises y 3 en Xàtiva.

Se prevé que esta baja retrógrada, tal como la llaman los meteorólogos, llegue un poco húmeda e inestabilizará la atmósfera del noreste del país, de Baleares y el Levante español. Además de provocar un frío de narices en todas las altitudes, en zonas con o sin niebla, provocará algunas lluvias que serán en forma de nieve en cotas muy bajas.

A pesar que la nueva masa de aire polar que nos afectará es poco húmeda porque al cruzar el continente europeo se habrá secado y enfriado, al entrar en contacto con el mar Mediterráneo, fabricará nubes que podrían desencadenar algunas tormentas y una situación de nevadas a una cota de 400 metros o inferior en Mallorca y en el área montañosa del Cabo de Nao, en Alicante. No se descartan algunos chubascos en la costa andaluza pero de nieve en las béticas.