El sindicato CCOO PV valora la entrada en vigor del RD-ley 8/2019 de 8 de marzo en la que se incluye la obligación de registro diario de la jornada. “Reivindicamos desde hace mucho tiempo establecer estos registros para proporcionar transparencia, en la línea de otras legislaciones europeas, visibilizar nichos de economía sumergida por el fraude de las horas extraordinarias (o no pagadas, o pagadas irregularmente), y como mecanismo de control de un trabajo decente”, subraya Daniel Patiño, secretario de Acción Sindical.

CCOO PV presentó un Informe de 2018 que mostraba que el País Valenciano es la segunda autonomía con mayor número de horas extraordinarias realizadas, con un total de 5.246.988 al mes, el 30,9% de ellas no pagadas. Estimaba que se podrían transformar en unos 32.000 nuevos empleos al año en nuestro territorio.

“El Real Decreto-ley no cubre todas las reclamaciones planteadas en la denuncia que ha presentado frente a Deutsche Bank, que está siendo deliberada por el Tribunal de Justicia de la UE y que, previsiblemente, será conocida la próxima semana”, manifiesta Patiño. Considera, sin embargo, que el registro horario ha de ser una herramienta de acción sindical en el seno de las empresas y de la negociación colectiva.

Existen diversos mecanismos, tanto manuales como digitales, para garantizar el registro diario de jornada y que pueda establecerse en todas las empresas, con las peculiaridades que establece la norma, previa consulta con organizaciones sindicales y empresariales más representativas. “El cómo se lleve a cabo se traslada a la negociación colectiva o al acuerdo con la representación legal de las personas trabajadoras”, añade el responsable de Acción Sindical, quien lamenta que, en caso de desacuerdo, se pueda aplicar unilateralmente por parte de la empresa. Desde CCOO PV se estará alerta a que esos mecanismos no vulneren derechos individuales sobre protección de datos, reúnan los requisitos de necesidad, idoneidad y proporcionalidad y a que se informe adecuadamente al personal.

El establecimiento de pautas, consideraciones de tiempo de trabajo efectivo o descansos pactados, forma parte de la organización del trabajo en el seno de la empresa o del sector, por lo que resulta inaceptable que se argumenten estas afirmaciones para sembrar dudas ante la entrada en vigor de la norma.

“Manifestamos nuestra preocupación ante los mensajes que se puedan enviar a la opinión pública, pues seguir obviando que la jornada diaria ha de ser registrada, solamente prolonga las resistencias empresariales a ser transparentes, en contra de la cultura de la responsabilidad social empresarial, y a establecer indicadores que verifiquen el cumplimiento del Objetivo del Trabajo Decente”, concluye Patiño.