La detección de las conductas suicidas (ideas o tentativas) en Atención Primaria se ha triplicado en los últimos meses, gracias a la implantación del Plan de Prevención del Suicidio y Manejo de la Conducta Suicida puesto en marcha por la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública.

Hasta la implantación de este plan, que ya está funcionando en todos los departamentos de salud de la Comunitat Valenciana desde el pasado mes de abril, se detectaban cada año una media de 1.000-1.200 conductas suicidas, lo que se traduce en unos 100 casos al mes. Ahora, y gracias a las herramientas de valoración que incluye este plan, se detectan ya una media de 350 conductas suicidas al mes (cerca de 4.000 al año).

De esas 350 conductas suicidas que se detectan ahora, el 25% activan el 'Código Suicidio', una de las medidas estrella del Plan de Prevención, y que se creó con el objetivo de dar una respuesta rápida a las personas con mayor riesgo de acabar cometiendo suicidio. En concreto, los datos de los últimos meses indican 367 diagnósticos relacionados con suicidio en mayo, 374 en junio, 367 en julio y 383 en agosto. Se activó el 'Código Suicidio' en 65 casos en mayo, 77 en junio, 94 en julio y 80 en agosto.

Además de la detección y valoración del riesgo, incluyendo factores como el consumo de alcohol, la enfermedad mental o las patologías crónicas, el 'Código Suicidio' tiene como ejes la atención antes de 72 horas y el seguimiento telefónico desde las Unidades de Salud Mental de cada departamento (al mes, a los tres meses, a los seis meses y al año de la consulta), para comprobar la situación del paciente.

Uno de los objetivos prioritarios de este plan es reducir un 10% las tasa de suicidio, que en la Comunidad Valenciana se sitúa en la actualidad en 6,8 casos por cada 100.000 habitantes, si bien la tasa se sitúa ya por debajo de la media de España (7,68 por cada 100.000), y de la Unión Europea que tiene una tasa cercana a 12 por cada 100.000.

Otra de las novedades es la reciente constitución como asociación, en la provincia de Alicante, del primer grupo de supervivientes formado por familiares de personas afectadas, que cuentan con el apoyo del servicio de Salud Mental del Hospital General de Alicante. 'La idea es extender esta medida a las tres provincias y que también los afectados de las provincias de Valencia y Castellón puedan contar en breve con este tipo de apoyo', ha adelantado la consellera de de Sanidad Universal y Salud Pública, Ana Barceló.

Campaña de sensibilización y página web

La conselleria lanzó el pasado mes de mayo la campaña preventiva 'Rompamos el silencio. Hablemos del suicidio', diseñada para sacar a la luz el problema de salud pública que representan los suicidios y poner a disposición de la sociedad herramientas y medidas preventivas dirigidas a reducir las tasas actuales.

Actualmente, en la Comunidad Valenciana cada día fallece una persona por suicidio y además cada año hay 4.500 personas que intentan suicidarse, por lo que es necesario sacar a la luz dicha problemática y facilitar a la ciudadanía las medidas necesarias para evitar estas cifras.

La campaña ofrece mensajes contundentes sobre la situación real del suicidio en la Comunitat Valenciana: muere más gente por suicidio que por accidentes de tráfico o cada día fallece una persona por suicidio.

El suicidio y sus tentativas configuran uno de los problemas más graves de salud pública. Por ello, el objetivo de esta campaña es sensibilizar a la sociedad y que el suicidio deje de ser un problema oculto.

Junto a esta campaña, la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública ha habilitado la página web (http://www.prevenciodelsuicidi.san.gva.es/ ) con herramientas y medidas para prevenir y evitar el suicidio.

La web recoge información sobre los factores de riesgo y protección. Ofrece pautas de ayuda para personas con ideas suicida o con intentos previos, como es la cita con un profesional o la posibilidad de diseño de un plan de seguridad individualizado, o para familiares y amigos de personas en situación de riesgo.