El Ayuntamiento de Novelda ha reanudado los trabajos de adecuación, reparación y consolidación de la torre izquierda del Santuario de Santa María Magdalena, tareas que se iniciaron el pasado mes de diciembre con una intervención de urgencia que comprendía el apuntalamiento de la bóveda superior del torreón afectado, la colocación de testigos en grietas aparecidas en la estructura y la instalación de un mallazo con el fin de garantizar la seguridad y evitar posibles desprendimientos.

El decreto de Estado de Alarma derivado de la pandemia del Covid-19, en el que quedaron suspendidos todo tipo de procedimientos administrativos, unido a que el arquitecto encargado del proyecto es de Madrid, en fases de desescalada diferentes a las de la Comunidad Valenciana, ha provocado, como ha señalado el alcalde de Novelda, Fran Martínez, “el retraso de los plazos de contratación y licitación y por ende de inicio de la obra”.

Martínez ha indicado que un primer estudio del edificio “no ha detectado deficiencias estructurales graves y sí pequeños problemas”, como rotura de tejas, filtraciones o nidos de aves que, a partir dela semana que viene, con el inicio de las obras de reparación y adecuación, se subsanarán.

Tras la finalización de esta primera actuación de reparación y consolidación, desde el equipo de gobierno se tiene previsto iniciar otro proyecto, que en palabras de Fran Martínez, “busca conocer en profundidad el estado de toda la estructura y cimentación” del edificio más emblemático de Novelda que acoge la imagen de su patrona, Santa María Magdalena.

El santuario, ubicado en el cerro de La Mola, es un edificio construido a partir del proyecto del ingeniero noveldense José Sala Sala quien impregnó a su diseño un estilo modernista de inspiración gaudiana. Su construcción, iniciada en 1918, necesitó de tres fases, para dar por finalizada la obra en 1946.