El Ayuntamiento de Pinoso habilitará próximamente una nueva zona de aparcamiento de vehículos en el centro del municipio, concretamente en la calle Cánovas del Castillo.

Esto es posible gracias al acuerdo alcanzado por el alcalde de Pinoso, Lázaro Azorín, con el propietario de la parcela que ha cedido su uso para parking público a cambio del pago del Impuesto de Bienes Inmuebles, unos 400 euros al año.

El alcalde destaca la importancia de contar con una nueva zona de aparcamiento, además de mejorar la salubridad e imagen de un solar tan céntrico en una de las principales calles del municipio. "Con este acuerdo adecentamos el solar que está sucio y tapado con vallas metálicas y también atendemos la demanda ciudadana existente hace años de crear un nuevo parking a pocos metros del ayuntamiento donde aparcar con facilidad, sobre todo por las mañanas en horario laboral", comenta el alcalde.

"Nos gustaría que esta zona estuviera disponible para el próximo 14 de febrero, el Día del Villazgo, ya que facilitaría el aparcamiento a las personas que nos visitan, y aunque va a ser un poco complicado por el poco tiempo que tenemos para adecuar la parcela, vamos a intentarlo, por eso los servicios municipales van a ponerse a trabajar mañana mismo" explica el primer edil.

Limpieza y adecuación

Esta mañana el alcalde, acompañado por el Jefe de la Policía Local, el técnico municipal y el Jefe de Obras, se han acercado al solar para coordinar las actuaciones de limpieza y adecuación, así como la señalización necesaria para ponerlo en servicio cuanto antes, unos trabajos que coordinará y supervisará el concejal de Obras, Francisco José López.

La parcela está ubicada en el número 21 de la calle Cánovas del Castillo, tiene una superficie total de 826 metros cuadrados y una capacidad para albergar aproximadamente unos 40 vehículos. El aparcamiento tendrá entrada y salida por la calle Lepanto, con acceso peatonal por Cánovas del Castillo.

El acuerdo de cesión se ha suscrito este acuerdo de cesión por periodo de un año, prorrogable tácitamente cada año. La venta del inmueble por parte de su propietario es lo que daría lugar a la extinción del contrato con el ayuntamiento, que mientras continúe vigente deberá ocuparse del mantenimiento y conservación del solar.