Con el fin de realizar unos ajustes en el mecanismo que hace sonar los cuartos de la Torre del Reloj y dentro de las labores habituales de mantenimiento de la maquinaria del reloj, este lunes han comenzado unos trabajos que ocasionarán que durante 24 horas los pinoseros no escuchen su toque habitual.

El reloj, que estará completamente parado durante 24 horas, seguirá funcionando como de costumbre a partir de mañana martes por la tarde, momento en que volverán a tocar las horas. Los cuartos lo harán cuando concluya su reparación.