El arquitecto inspector de Patrimonio Artístico de la Dirección General de la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, Santiago Varela, ha destacado hoy el buen estado general de conservación en el que se encuentra la Torre del Reloj y la Fábrica de Harinas, aconsejando la adopción de diversas medidas para continuar manteniéndolos en estas condiciones.

La visita a estos dos inmuebles se produce tras la solicitud por parte del Ayuntamiento de Pinoso para que técnicos especializados en patrimonio de la Conselleria estudiaran el estado de ambos edificios, con la finalidad de establecer la adopción de las medidas más convenientes para garantizar su conservación. Así se lo trasladaba esta misma mañana el alcalde de Pinoso, Lázaro Azorín, al arquitecto durante la reunión previa a la inspección, en la que también han estado presentes los concejales de Cultura y Obras, Silvia Verdú y Francisco José López, junto a técnicos municipales.

“Lo que pretendemos es que nos informen sobre la inversión necesaria y las directrices correctas para mantener nuestro patrimonio en perfecto estado, pues tal y como hemos demostrado con otras actuaciones como la Casa de Don Pedro, nos interesa preservar y conservar esa parte tan importante de la historia de Pinoso”, ha dicho Azorín.

CONSEJOS DE CONSERVACIÓN

A falta de redactar los informes definitivos, el arquitecto de la Conselleria ha avanzado que, exceptuando los habituales problemas de humedades propios de este tipo de edificios, ambos presentan una estructura en buen estado y ha apuntado distintas actuaciones para mejorar la conservación de la Fábrica de Harinas. Para continuar garantizando las buenas condiciones que presenta la madera de las estructuras de la cubierta, así como la parte dedicada a la producción industrial de la harina, el técnico considera interesante valorar la posibilidad de aplicar un tratamiento preventivo para evitar la aparición de parásitos que deterioren esta madera. También aconseja acometer una limpieza selectiva en el edificio preservando aquellos elementos que pudieran tener valor patrimonial y tomar medidas para evitar que continúen las humedades que comienzan a aflorar por el tejado.

Sobre la Torre del Reloj, Varela ha asegurado que “es un hito para el pueblo que hay que mantener, conservar y trasladar a las generaciones futuras”.