La Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio y el Ayuntamiento de Pinoso analizaron días pasados la problemática que provoca el paso de los camiones provenientes de las canteras de mármol y que transitan por el casco urbano del municipio y por la travesía de la CV-836.

Esta ha sido una de las cuestiones que han tratado en la reunión que ha mantenido el director general de Obras Públicas, Transporte y Movilidad, Carlos Domingo, y el teniente de alcalde de Pinoso, Francisco José López junto con el técnico municipal.

El edil pinosero, transmitió a la consellería la necesidad de ejecutar la ronda suroeste de Pinoso, cuyo proyecto está redactado desde 2008 sin que se llegará a ejecutar nunca, ya que no se ha dotado de partido presupuestaria de retomar el proyecto de la ronda suroeste, un proyecto parado y que evitaría el paso de más de 300 camiones diarios por las calles del municipio, ya que las canteras de mármol de Pinoso provocan un gran tránsito de vehículos pesados que conlleva un fuerte impacto para la seguridad vial del municipio, además de causar serios problemas de ruido y molestias en general.

Desde el consistorio, además también le trasladaron la importante riqueza que aporta el mármol como sector productivo y los puestos de trabajo que se generan, riqueza que debe ser revertida en mejorar las vías de comunicación terrestres, además de causar las menores molestias a los ciudadanos pinoseros.

El director general de obras públicas, no entendía porque los camiones tenían que pasar por el casco urbano y por tal motivo, anunció la intención de realizar una visita a Pinoso.

La creación de la ronda, beneficiaria además al polígono industrial del mármol, ya que las comunicaciones serían más fluidas.

El coste de esta infraestructura se cifró en el primer proyecto en algo más de tres millones de euros.