Los concejales de Fiestas, Seguridad y Policiía Loc¡cal, y Servicios Generales han hecho hoy balance de lo que han sido las Fiestas Patronales celebradas durante los últimos días en honor a la Virgen del Remedio.

La edil e Fiestas Ana Tortosa ha indicado que “cada acto ha sido muy especial y todos han contado con una alta participación de vecinas y vecinos”, y ha expresado el agradecimiento del ayuntamiento a la Cofradía de la Virgen del Remedio, así como a las asociaciones de vecinos, a los colectivos que han participado en la traca y la mascletá, a los servicios de limpieza y mantenimiento y a los cuerpos y fuerzas de seguridad y prevención. La edil ha informado que el concierto joven protagonizado por los grupos Olivia y Efecto Pasillo, registró una entrada cercana a las 3.500 personas, superando la cifra del año pasado del artista internacional Macaco en el que se registraron 3.000 entradas. También el apagado de la iluminación del casco antiguo cuando se disparó la Alborada de fuegos artificiales, lo que “ha consegido una forma preciosa y muy bonita de contemplar este espectáculo de pirotecnia”, en palabras de la edil.

Por su parte el concejal de Servicios Generales Fernando Díaz ha destacado y agradecido la implicación de los empleados de limpieza y mantenimiento para que “las fiestas brillaran y estuviera la ciudad en las mejores condiciones”. Durante estos días y en los actos más multitudinarios se han reforzado tanto el número de operarios como la maquinaria.

Y por último el regidor de Seguridad y policía Local Pablo Lizán ha destacado la normalidad con la que han discurrido las fiestas, con un operativo cercano al medio millar de efectivos que, pro cierto, se repetirá esta noche con el concierto organizado por la concejalía de Juventud de Los 40 Principales. Lizán si ha indicado que la policía autonómica, tal y como se anunció, desplegó un operativo especial y sancionó a un establecimiento de las inmediaciones del parque 9 d’Octubre la noche del Concierto Joven por vender alcohol más tarde de las diez de la noche, la hora máxima fijada por ley.