Mejorar la seguridad de los viandantes y la accesibilidad de la zona es el objetivo de las obras que la Dirección General de Carreteras, dependiente de la Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, está realizando en la rotonda de la Avenida Cura González, una actuación que permitirá la ampliación de las aceras y la reducción de la calzada a un solo carril, incrementando de esta forma la permeabilidad peatonal y la seguridad en un punto que concentra tres centros educativos y en el que confluye el tráfico procedente de las carreteras de Monóvar y La Romana.

Las obras, que estarán concluidas en su primera fase antes del inicio del próximo curso escolar, responden a la necesidad, según indicaba el concejal de Gestión Urbanística, Iván Ñíguez, de “subsanar las deficiencias detectadas” en un rotonda construida hace cinco años a fin de mejorar la seguridad en una zona “sensible de protección” en la que confluyen dos centros de educación infantil y el IES Vinalopó que conviven con un denso tráfico de vehículos pesados.

La actuación, presupuestada en 150.000 euros, contempla ampliación de aceras, mejora de la accesibilidad y reducción de la calzada a un solo carril, así como el vallado de la zona de viandantes y el retranqueo de los pasos de peatones existentes para evitar la interrupción del tráfico a los vehículos que abandonan la rotonda, lo que permitirá una mayor permeabilidad transversal para los peatones y un incremento de la seguridad vial para los usuarios de los centros docentes ubicados en las proximidades.