El fuerte viento que desde ayer azota la ciudad de Novelda, con rachas que han alcanzado los 80km/h., han provocado numerosos problemas en el municipio que las brigadas de obras, parque y jardines intentan solucionar lo más rápido posible.

El incidente más grave se registró en la tarde de ayer en el barrio de La Estación donde el viento, unido a una caída de tensión, provocó, según señalaba el concejal de Infraestructuras, Iván Ñíguez, la quema de una fotocélula y de los reductores de potencia que “dieron al traste con parte del alumbrado público del barrio”, que se pudo recuperar tras la “rápida intervención de los servicios municipales”.

Caída de ramas, desperfectos en instalaciones deportivas, semáforos, rotondas provisionales que han tenido que ser reforzadas, en cubiertas de fincas particulares y en vallados de obras han sido otras de las consecuencias del temporal de viento que han obligado a la actuación de las brigadas de obras, electricistas, parques y jardines. Ante esta situación, el concejal de Infraestructuras recomendaba a la población “extremar la precaución para evitar posibles accidentes”.