El pasado lunes se celebró en Monforte del Cid la reunión de los municipios de Almoradí, Aspe, Novelda, Crevillent, Dolores, Elche, Orihuela junto al municipio anfitrión, Monforte del Cid, para tratar la ampliación del “Camino de San Pascual”. Este camino nace con la finalidad de garantizar la seguridad de los peregrinos y señalizar el camino dentro de cada término municipal conectando los municipios desde donde se peregrina hacia Orito hasta llegar a la Cueva de San Pascual, objetivo final de la ruta.

Destaca que esta ruta de peregrinación es una de las más importantes de la Comunidad Valenciana, la segunda en Alicante tras la Romería de la Santa Faz. Son más de 300000 las personas que acuden de media al año a visitar al santo, de las cuales unas 250000 visitas se producen principalmente entre los meses de abril y mayo, coincidiendo con su festividad (17 de mayo), y gran parte de ellas se realizan por peregrinos que acuden desde provincias cercanas (Murcia, Albacete, Valencia) pero sobre todo desde la propia provincia de Alicante, especialmente del Vinalopó y Vega Baja.

El objetivo planteado por esta iniciativa es doble: por un lado, solucionar un problema de seguridad en la ruta de peregrinaje desde los distintos municipios del Vinalopó y Vega Baja hacia la Cueva de San Pascual-Orito-Monforte del Cid; y por otro, generar una red de rutas señalizadas que conecten todos los municipios del proyecto y se genere una oferta de senderismo atractiva que complemente la oferta turística existente.

Actualmente existen rutas señalizadas del Camino de San Pascual en Monforte del Cid, Aspe y Crevillent, por lo que el proyecto plantea su conexión con Novelda, Elche, Catral, Dolores, Almoradí y Orihuela, entre otros, generándose un sendero de gran recorrido de forma autónoma o por la integración en otros senderos ya existentes, lo que se verá en próximas reuniones del proyecto.