La concejalía de Servicios Generales ha puesto en marcha las obras de adecuación parcial del cementerio municipal, concretamente la zona que corresponde a la ampliación del camposanto del año 1996.

Tal y como ha explicado el edil del área, Fernando Díaz, en la actualidad estas calles son de tierra de albero y complican el tránsito por el cementerio durante los días de lluvia por lo que se va a pavimentar con hormigón impreso una superficie de 1.470 metros cuadrados.

Con la intervención, según Díaz, se pretende “mejorar aquellas zonas más deterioradas dentro de los itinerarios peatonales y adecuar los pavimentos a unas condiciones de accesibilidad adecuadas, mejorando además la evacuación de aguas sin generar las típicas escorrentías y reposición de material de albero que se viene realizando frecuentemente, reduciendo así los trabajos de mantenimiento”.

Está previsto que las obras tengan una duración de tres semanas en las que el acceso a los nichos y panteones de la zona afectada por las mismas estará cortado. El edil ha indicado que “trabajamos para que el tiempo sea el menor posible y que se pueda acceder cuanto antes, aunque pedimos disculpas anticipadamente a quienes no lo puedan hacer pero deben entender que lo hacemos por seguridad y para mejorar las condiciones”.