El Ayuntamiento de Aspe facilitará durante el periodo de verano la alimentación a más de 50 de niños de la población pertenecientes a familias del municipio en situación de vulnerabilidad. Todo ello gracias a la Escuela de Verano Educativa que, un año más, ha puesto en marcha la concejalía de Bienestar Social que dirige el concejal de Izquierda Unida, Jonatan Molina.

Los niños acudirán de 10 a 14 horas durante todo el mes de julio y las actividades se realizan en el Centro Social Vistahermosa y en el colegio La Paloma.

Además de ser un espacio de ocio y diversión para los más pequeños, la escuela de verano proporcionará el almuerzo y la comida a niños, de entre 3 y 18 años en una época en la que no funcionan los comedores escolares. Según explica el edil del área “ofertamos 40 plazas de niños que se han incorporado a esta Escuela de Verano Educativa que se unirán a los 15 que están en el Centro de Día durante todo el año”.

Además de suponer un espacio de ocio e integración, “se asegura la cobertura básica de la alimentación de los niños con el almuerzo y luego la comida que en algunos casos se les lleva directamente a sus domicilios y en otros comerán directamente en la Escuela de Verano”, afirma Jonatan Molina.

En los criterios de selección se opta por priorizar a las familias con pocos ingresos, niños en acogimiento, necesidad de conciliación laboral o familias que participen en programas de servicios sociales municipales.

La actividad se desarrollará gracias a una subvención de la Conselleria de Políticas Inclusivas. No obstante, el edil de Izquierda Unida, indica que “hemos iniciado los trámites para realizar la licitación de este servicio en los años venideros, lo que se traduce en el compromiso que tenemos desde el equipo de gobierno (EU-PSOE) de seguir llevando a cabo esta actividad al margen de que se siga recibiendo dicha subvención o no. Es un proyecto en el que confiamos y nuestra prioridad siempre han sido las personas, en especial las más necesitadas de la población”.