Bienestar Social aumenta la partida de ayudas para pagar alquileres y servicios energéticos básicos y Vivienda impulsa la rehabilitación de las zonas más degradadas.

Las Concejalías de Bienestar Social y Vivienda del Ayuntamiento han puesto en marcha un Plan Estratégico Municipal para garantizar una vivienda digna a todas las familias de la localidad, para combatir la pobreza energética y para regenerar las zonas urbanas más degradadas del municipio. Para ello, se ha comenzado a trabajar en un plan conjunto de ambas concejalías en el que se concentren todas las ayudas de que dispone el Ayuntamiento, ya sean municipales, de otras administraciones, como las de la Conselleria de Vivienda,o de convocatorias de entidades privadas.

El objetivo, según el concejal de Bienestar Social, Jonatan Molina, es “ayudar a aquellas familias que no pueden disponer de una vivienda o que disponen de ella, pero en malas condiciones para que tengan un hogar digno con servicios básicos de suministros energéticos como luz, agua o gas”. El edil de Izquierda Unida explica que “una vez que estamos consiguiendo que en Aspe se haya frenado la lacra de los desahucios, a través de muchas negociaciones con las entidades bancarias, ahora, el objetivo es mantener los servicios básicos para la habitabilidad de las familias”. Los esfuerzos del Ayuntamiento en este sentido –prosigue Jonatan Molina- se ven plasmados en el presupuesto del año 2016 en el que se ha incrementado la partida de Bienestar Social en 100.000 euros con respecto al año pasado, llegando hasta los 740.000. De ellos, unos 230.000 euros van destinados a ayudas directas a familias en riesgo de exclusión social y muchos de ellos se utilizarán para pagar alquileres y suministros energéticos”.

Por su parte, la concejala de Vivienda, Isabel Pastor, destaca que “con este plan queremos apostar también por la regeneración urbana de nuestro pueblo, comenzando por las zonas más deterioradas que pueden generar áreas de conflicto”. Para ello, la portavoz municipal de Izquierda Unida señala que “queremos aprovechar los recursos en esta materia de la Conselleria de Vivienda, que va a impulsar la rehabilitación de viviendas, para mejorar aspectos del entorno, la accesibilidad y la eficiencia energética”. De esta forma, Isabel Pastor, indica que “con esta iniciativa cumplimos varios objetivos: además de complementar los trabajos de intervención sobre pobreza energética, impulsados desde Bienestar Social, con la apuesta por la rehabilitación se pueden crear puestos de trabajos y se produce una regeneración urbana que consigue una función social, puesto que evita que zonas marginadas puedan ser foco de conflicto”.