La Guardia Civil de Alicante ha desarticulado una organización internacional dedicada al cultivo y tráfico marihuana, cuyo destino final eran países de la Unión Europea, principalmente Holanda, y ha detenido a ocho personas, según ha informado el Instituto Armado en un comunicado.

A través de diversas informaciones recibidas en el transcurso de la llamada operación 'Gillote', la Guardia Civil de Alicante descubrió un grupo delictivo organizado que cultivaba, elaboraba y distribuía marihuana en varias localidades de Alicante, con destino a Holanda.

Estableciendo un operativo especial de vigilancia, tuvieron conocimiento de un inminente transporte de droga, oculta en una furgoneta, con destino a Holanda. Cuando el vehículo circulaba por la N-340 a la altura de Crevillente (Alicante), los agentes la interceptaron. En su interior transportaban numerosas cajas de zapatos, y escondidos entre los zapatos, al azar, 28 paquetes de 500 gramos de marihuana envasada al vacío. El conductor fue detenido en ese momento.

Junto a la furgoneta viajaba a unas decenas de metros otro turismo, que hacía las funciones de lanzadera, según los agentes, con el fin de avisar al conductor de la furgoneta en el caso de detectar algún control policial. Los guardias civiles les detuvieron en el mismo instante que interceptaron al vehículo con el cargamento.

Horas más tarde, otros agentes detuvieron a un cuarto hombre, que era quien ejercía tareas de seguridad y mantenimiento de los aparatos del laboratorio de cultivo de marihuana, en una nave de grandes dimensiones, también en Crevillente.

Tras estas detenciones la Guardia Civil registró otro domicilio en Crevillente, donde intervino 63 kilogramos de cogollos de marihuana, preparada para su envase con destino a Holanda, deteniendo a otra persona más, cuya función era la de realizar los montajes de las instalaciones eléctricas para el cultivo.

Segunda fase

En la segunda fase de la operación, hace unos días, los investigadores realizaron una intervención operativa en una nave industrial de la localidad de Aspe (Alicante). Desmantelaron un laboratorio de grandes dimensiones en el que, además de cultivar las plantas de marihuana, disponían de todo tipo de materiales para la elaboración y distribución de la sustancia. En este operativo fueron detenidos otros dos hombres.

Finalmente, la operación culminó con la detención de otra persona, de nacionalidad ucraniana, responsable de los envíos que se realizaban a varios países de Europa del este, donde además captaban a otras personas para su colaboración, en sus países de origen, en el cultivo y la posterior venta de marihuana.

En total, la Benemérita ha detenido a ocho hombres, cuatro de nacionalidad polaca de entre 33 y 35 años; un francés de 41 años; dos de nacionalidad española de 50 y 56, y un ucraniano de 25 años, como presuntos autores de delitos contra la salud pública, pertenencia a organización criminal, defraudación de fluido eléctrico y falsificación de documentos. Asimismo, ha desmantelado dos laboratorios de elaboración y cultivo de marihuana.

Los agentes, pertenecientes al Puesto de la Guardia Civil de Crevillente, han aprehendido un total de 63 kilogramos de marihuana y 700 plantas de tamaño mediano, dos laboratorios de grandes dimensiones con unas 240 pantallas con su correspondientes focos, 80 ventiladores, 20 aparatos de aire acondicionado, múltiples transformadores eléctricos, gran cantidad de extractores, abonos y fertilizantes, filtros de aire, humificadores y gran cantidad de material eléctrico.

También se han incautado de cinco vehículos utilizados para el transporte de la droga, 20 teléfonos móviles, ordenadores, y material informático, además de 3.410 euros en efectivo y diverso material de seguridad, prismáticos y alarmas. Los ocho detenidos han sido puestos a disposición judicial y ha sido decretada prisión provisional para seis de ellos.