Seguramente hayáis visto en varias películas al típico cerebrito consiguiendo ganar miles de dólares en una partida de Blackjack gracias a su habilidad para contar cartas. Y seguramente muchos habréis pensado alguna vez en intentarlo, pero habréis desistido al saber que en los casinos está prohibido.

Pues estabais equivocados en todo. Es lo que tiene creerse lo que sale en las películas. No, contar cartas en el Blackjack no está prohibido en los casinos, ya que no es ilegal, pero es cierto que pueden aprovechar su derecho de admisión si perciben que alguno está sacando provecho de ello. Sin embargo, no es tan beneficioso como nos han hecho pensar a todos. En este ‘Ke interesante’ os vamos a contar por qué.

  • Derecho de admisión en los casinos
  • Dificultad para hacerlo bien
  • Beneficio de contar cartas contra no hacerlo
  • ¿Merece la pena hacerlo?

Derecho de admisión en los casinos

Como todo negocio, en los casinos hay derecho de admisión. Esto significa que, si desean echar a cualquier persona, lo pueden hacer, siempre y cuando haya un motivo que no esté en contra de las leyes del país en el que se sitúe.

Y como es natural, este derecho de admisión se puede utilizar para cualquier cosa, por lo que es bastante habitual usarlo en casos en donde se puede comprobar que el jugador se está beneficiando de algo que, aun sin ser ilegal, puede causar perjuicio al casino. Y sí, este es el caso de los casinos presenciales.

Obviamente no ocurre lo mismo en los casinos de internet. Uno puede aprovechar los bonos de bienvenida de los casinos online para practicar en total libertad el conteo de cartas. Y no le echarán. El problema es que es totalmente inútil, ya que el software de los casinos en línea ya se encarga de que se vaya cambiando la baraja en cada partida. No hay manera de beneficiarse en nada en una sala virtual.

Dificultad para hacerlo bien

Como es natural, el conteo de cartas no es algo que se pueda aprender en una tarde. Sí, depende de la capacidad de aprendizaje de cada uno, pero hay que ser un verdadero experto en Blackjack para después conseguir dominar el conteo de cartas.

Es complicado, la verdad, y más a la velocidad que suelen ir los casinos. Por eso es necesario mucho entrenamiento. Un entrenamiento que además de tener que hacerse en casinos presenciales hay que hacerlo de manera bastante discreta. Ya sabéis, por el derecho de admisión de los casinos.

Beneficio de contar cartas contra no hacerlo

Estadísticamente hablando, es decir, con números en la mano, contar cartas ofrece una ventaja con respecto al que no cuenta las cartas del 1,5%. Esto es un dato objetivo, no una opinión.

¿Es este beneficio suficiente como para que contando cartas uno pueda ganar miles de euros en una tarde? No lo parece, la verdad. Si tenemos en cuenta que jugando a la perfección una partida de Blackjack, con la llamada ‘Estrategia Básica’, el jugador únicamente tiene un 0,4% de posibilidades menos que la casa de ganar, podemos llegar a la conclusión de que contando cartas ganaremos más que perderemos.

Y sí, es cierto, pero como las posibilidades tanto del jugador como de la banca están muy cercanas ambas al 50%, esa ventaja se podrá notar muy a largo plazo y con pocas ganancias seguras.

Es decir, para empezar, hay que tener mucho dinero para poder jugar tantas partidas como para que se note la ventaja. Y, además, hace falta tener mucha paciencia.

¿Merece la pena hacerlo?

Eso es cuestión de cada uno, la verdad. Pero lo que es seguro es que no se trata de la gran ventaja que venden en Hollywood. Antes podría resultar, pero ahora los casinos mezclan las cartas antes de cada ronda y usan 6 barajas, anulando casi toda la ventaja que pudiera tener el jugador en tiempos pasados. Ahora ronda el 1,5%, como ya hemos dicho, por lo que han minimizado riesgos.

Con estos números, sabiendo lo mucho que cuesta y el peligro que tiene de que el casino los expulse, la gran mayoría de jugadores ni se piensa lo de contar cartas. Siempre habrá alguno que dirá que él lo consiguió, pero como pasa con casi todo, el problema es que solo lo cuentan los que triunfan.