La Comunitat Valenciana es el destino perfecto para realizar cualquier tipo de turismo o actividad: desde lugares idílicos y veraniegos como la calas de Denia o Xàbia, a otros más históricos y culturales como la Catedral de Valencia o el Castillo de Xàtiva, hasta incluso los más espeluznantes y terroríficos. Muchos de estos destinos son visitados por curiosos y amantes de los fenómenos paranormales, que realizan en ellos investigaciones y experimentos esotéricos con herramientas de contacto especial -como Spirit Box-que incluso llegan a colgar en redes como YouTube.

También es habitual encontrar en ellos pintadas y restos de actos vandálicos, por lo que además de estar abandonados suelen cerrarlos al público para evitar accidentes, dado su crítico estado de conservación. Si te van las emociones fuertes o te apetece un plan diferente y extremo, estos son los mejores lugares de la Comunitat Valenciana para que te lo pases 'de miedo':

El preventorio de Aigües de Busot

Aigües, en Alicante, no solo es conocida por sus aguas termales: leyendas, misterio y supersticiones rodean el edificio más famoso de la localidad. Se trata de un preventorio construido originalmente en el siglo XIX, en 1865, como un hotel balneario frente a los manantiales, que terminó su actividad en la Guerra Civil y acabó en un intento de sanatorio infantil antituberculoso al finalizar el conflicto.

Actualmente, el lugar se encuentra en estado de abandono y es frecuentado para investigaciones esotéricas, a la espera de rehabilitar el edificio. La leyenda popular atribuye la presencia del fantasma de 'la Dama Blanca' y de psicofonías de niños entre sus paredes. Está situado en un entorno de gran belleza paisajística y se dice que bajo sus sótanos y losas, en el suelo, hay todo un entramado de túneles y trincheras que servían de refugio durante la Guerra Civil y la posguerra, y que uno en concreto comunica con la cueva del Llop Marí, del municipio vecino El Campello.

El antiguo psiquiátrico de Cheste

Esta construcción data de la época franquista, en los últimos años de la dictadura y el inicio de la transición española, en 1970. Servía de albergue para menores con deficiencias mentales para aislarlos de la sociedad y también como centro de día para discapacitados. Se dice que si te atreves a pasar la noche entre sus ruinas escucharás llantos, gritos, sonidos de niños y notarás sensaciones que no te dejarán indeferente.

Dos plantas y largos pasillos llenos de habitaciones a los lados, muchas de ellas bastante carbonizadas, y con agujeros en sus paredes que permitían ver a los pacientes sin tener que entrar en ellas. Actualmente abandonado y vandalizado, hay rumores de que sombras corretean en la oscuridad de su interior y que las almas de los niños que murieron durante un incendio provocado por una interna siguen ahí.

La fábrica de muñecas de porcelana abandonada

Justo en el límite entre los términos municipales de Altura y Segorbe, esta propiedad perteneció en 1970 a la familia Inglés, que se dedicaba a la fabricación de moldes de porcelana. Dentro del edificio encontramos cientos de ellos de diferentes formas: animales, casas, y especialmente, muñecas.

Es uno de los clichés del género de terror, pero visitar esta fábrica te hará entender más que nunca el porqué de su tenebrosa fama. Incluso siguen estando las pelucas de muchas de ellas, así como los hornos donde las cocían y una gran multitud de piezas en sus viejas estanterías.

El edificio, situado en la esquina entre el llamado 'camino viejo de Altura' y el de la Esperanza, ha sido declarado en ruinas dado su pésimo estado de conservacion e incluso la zona ha sido acordona para evitar su paso. Tiene cuatro plantas y se dice que en uno de los dos pozos de su patio exterior arrojaron los cadáveres. Sus amplias salas, de altos techos y luces entrecruzadas, cuentan con la presencia de cientos de ojos que parecen observar y seguir cada uno de tus pasos.

El sanatorio abandonado en Torremanzanas

Fue construido en Torremanzanas (al interior de la provincia de Alicante) en el año 1926, por la comunidad religiosa 'Compade Jesús'. Durante la II República fue un hospital infantil y en la Guerra Civil se empleó como centro sanitario militar hasta el fin del conflicto, cuando se convirtió en un sanatorio de tuberculosos. A partir de 1963, con la erradicación de la epidemia de tuberculosis en España, se abandonan por completo sus instalaciones.

Actualmente el edificio está derruido, es imposible acceder a su piso superior y del que fuera su rincón más popular, 'la habitación roja'-el lugar donde se revelaban las fotografías y radiografías de los enfermos internos- no queda prácticamente nada. Ya son varias las psicofonías que se han logrado grabar en él y quienes se han adentrado entre sus ruinas aseguran que los detectores de movimiento no cesan de registrar actividad en el lugar.

La finca 'Palmeretes'

Este destino parece sacado de una auténtica película de terror: lo que antaño fue una espectacular finca, en el siglo XIX, podría ser hoy en día el escenario perfecto para una pesadilla tras sufrir varios incendios y un vandalismo extremo.

Ubicada en la localidad de San Joan en Alicante, la mansión se encuentra totalmente abandonada y en muy mal estado, con multitud de objetos que sus dueños dejaron: papeles, libros, mobiliario, etc.

Todo está en un estado lamentable, y lo que queda después de varios robos está prácticamente destruido, con las paredes incluso quemadas. El entorno y su particular situación ha llamado la atención de los adeptos a lo paranormal, por el aura de misterio y desolación que rodea la finca.

La Cornudilla

Esta pequeña aldea localizada en Requena, entre Marcos y Ruices, es sinónimo de misterio. Abandonada en los años 50, no debería ser más que uno de esos lugares vestigio de la migración demográfica que acaban cayendo en el olvido. Sin embargo, es uno de los pueblos más conocidos en el ámbito de investigación paranormal en España, hasta el punto que hablar de La Cornudilla es hablar de misterio.

Sus calles llevan desiertas prácticamente 70 años y algunos achacan su abandono a los extraños sucesos que comenzaron a suceder por las noches: Murmullos, gritos, lamentos y sombras fantasmagóricas empiezan a aparecer en las casas de la aldea y las vidas de sus habitantes, sin saber qué pasaba, se convierten en un infierno. Nadie hablaba de ello por miedo a ser tachado de 'loco' y la situación se convirtió en un secreto a voces pero en el que todas las versiones coincidían. Los fenómenos cesaron tan repentinamente como llegaron, menos en la que se conoció como 'La casa de los ruidos', donde se escuchaban gritos, lamentos e incluso chillidos en el interior del pozo de la vivienda. Se registraron en ella numerosos casos de poltergeist, que llevaron a que la familia abandonara la casa por el pánico.

Fueron muchos los que les siguieron y La Cornudilla quedó abandonada para siempre. Al menos en cuanto a vida humana, porque aquellos que se atreven a visitar el lugar aseguran que se siguen escuchando ruidos, lamentos y gritos e incluso se ven sombras alrededor de 'la casa de los ruidos'. Casa que, curiosamente, es la única que sigue en pie.

La cuesta mágica de Crevillente

Este es uno de esos puntos en los que aquello que sucede es totalmente incompatible con lo que debería suceder, un sitio donde pensarás que tus ojos te están engañando y donde trarás de apelar a tu sentido común en vano. En Crevillente (Alicante), hay una pendiente en la que se produce un fenómeno inexplicable: los vehículos en punto muerto, en vez de bajar por ella, suben.

Son aproximadamente 20 metros de contradicciones donde la gravedad tiene sus propias reglas, y que unos justifican con la supuesta presencia de un campo magnético o de un efecto óptico produido por la particular situación geográfica. Además del increíble efecto que experimentas si te dejas llevar por esta extraña pendiente, la carretera por la noche parece el escenario perfecto para la popular leyenda urbana de 'la chica de la curva'.

Antiguo Colegio de Disminuidos Psíquicos 'San Ramón'

Situado a las afueras de Agost, en Alicante, fue construido en 1967 y estuvo operativo hasta la década de los 90, con la ley de integración en la enseñanza para el alumnado. Desde entonces, aún tres décadas después de su abandono, el edificio ha continuado recibiendo visitas y los rumores en torno a su pasado -relativamente cercano- han ido acrecentándose.

Son varias las personas que aseguran haber sentido fenómenos paranormales en el lugar y que se atribuyen a una alumna atropellada accidentalmente por un coche en la carretera de Agost, tras escaparse de la institución en busca de sus padres. Golpes, escalofríos o psicofonías son algunos de los sucesos que al parecer pueden presenciarse en el colegio si te atreves a adentrarte en sus instalaciones, que tras el vandalismo y el paso del tiempo están bastante destruidas y llenas de escombros.

Antiguo Hospital 'La Cigüeña' de Valencia

Actualmente es la sede de la Consellería de Benestar Social de la Generalitat Valenciana, pero la historia de 'La Dama de Rosa' del antiguo hospital 'La Cigüeña' de Valencia salió a la luz en los años 90. Según la leyenda urbana, el fantasma de una mujer vestida con un camisón rosa, llamada Lourdes, deambula por las instalaciones en busca de su hijo recién nacido.

Son varios los guardias de seguridad que afirman haber escuchado el lejano llanto de un niño, cuando se supone que no debía haber nadie en el lugar. Llantos que cesan cuando llega el amanecer y que se atribuyen al bebé de una mujer que murió al dar a luz, y que también falleció pocas horas después.

Biblioteca Municipal de Elche

Si vives en Elche (Alicante), esas largas noches de estudio en las que te tiras horas y horas en la biblioteca puede que sean más entretenidas de lo esperado. En una de las jornadas de cafeína y falta de sueño puedes cruzarte con el fantasma de un monje que camina por el final de un pasillo o que escuches el inquietante sonido de cadenas arrastrándose en el pozo del claustro.

La Bilbioteca Municipal de Elche está construida sobre los restos del antiguo convento de frailes franciscanos de San José, que más tarde sería convertido en un hospital y en el que se rumorea que hay espíritus atrapados. Un seguridad del centro presenció esta aparición al escuchar el ruido de las cadenas arrastrándose en el patio, y un poco después los volvió a escuchar en el interior de la biblioteca.

Al entrar, solo había una pila de libros, por lo que decidió continuar con su trabajo sin esperar que minutos después se cruzaría el fantasma de un monje. El caso llegó a salir a la luz pública y causó revuelo nacional, ante lo que la directiva del centro ordenó no realizar declaraciones al respecto.