Llega el viernes y tiempo para el 'Ke Interesante'. Esta semana viajamos en el tiempo para adentrarnos en un viaje aterrador. Visitamos los cinco campos de concentración más importantes de la historia. Detrás de sus muros perdieron la vida miles de personas, sin importar color de piel, niños, mujeres, ancianos...

Recordar que fueron encerradas personas por su pertenencia a un colectivo genérico en lugar de por sus actos individuales, sin juicio previo y sin garantías judiciales.A diferencia de un campo de prisioneros, que se emplea como centro de detención de militares enemigos en un conflicto, un campo de concentración se usa mayoritariamente para la detención de personas no combatientes, aunque en algunos períodos históricos también se emplearon para encerrar a prisioneros de guerra.

Fueron centros de detención conocidos públicamente, usualmente de gran extensión. Durante la Segunda Guerra Mundial se construyeron más de 15.000 campos de concentración y exterminio a lo largo y ancho de todo el territorio controlado por la Alemania nazi.

Auschwitz

Auschwitz era un complejo formado por diversos campos de exterminio. Fue el campo de concentración con mayor concentración de judíos. Tenía capacidad para 400.000 prisioneros. A lo largo de los cinco años que permaneció abierto, más de 1.300.000 personas fueron enviadas allí, muriendo el 90% de ellas.

En la puerta de entrada a uno de los campos que componían el complejo (Auschwitz I) se puede leer el lema en alemán Arbeit macht frei («El trabajo libera»), con el que las fuerzas de las SS, que estaban a cargo del centro, recibían a los deportados, desde su apertura el 20 de mayo de 1940 hasta el 27 de enero de 1945, cuando fue liberado por el ejército soviético.

Mauthasen

El campo de Mauthasen situado en Austria fue otro de los campos de exterminio más extensos de la Alemania Nazi. Dentro se fabricaba munición, minas, armas y partes de aviones.

A este campo fueron enviadas las clases más altas judías y miembros reconocidos de la sociedad intelectual para exterminarlos. Además, se le conoce como el campo de los españoles” al ser llevados allí hasta 7.300 personas (según los registros). Muchas de estas personas eran enviadas a Mauthasen tras ser detenidas en Francia al huir de España tras la Guerra Civil.

Inicialmente había un solo campo en Mauthausen, pero con el tiempo se expandió hasta convertirse en uno de los complejos de campos de concentración más grandes de la zona nazi de Europa.

Dachau

A 13 km del noroeste de Munich se encontraba Dachau. En este campo se perpetraron las más duras torturas y experimentos médicos inhumanos. Este campo estuvo en activo más de 12 años y en él fallecieron más del 70% de las personas que eran trasladadas.

Gestionado al principio por las SA y SS locales, desde 1934 estuvo bajo la autoridad de las SS. Fue escenario de castigos tremendamente crueles y fue modelo del sistema de campos ordenado y eficaz. Su gestor principal, Theodor Eicke, nombrado por Heinrich Himmler, fue el responsable de que los prisioneros fueran considerados como enemigos infrahumanos del Estado y del especial tratamiento dado a los judíos, en forma de castigos aniquiladores desde el punto de vista físico y psicológico.

En Dachau se realizaron también cientos de experimentos médicos ilegales e inhumanos.

Sachsenhausen

En Sachsenhausen se situaba un campo construido en 1936, donde eran enviados opositores políticos, gitanos, homosexuales, prisioneros de guerra, judíos y Testigos de Jehová.

Fallecieron 30.000 prisioneros. Tras la ocupación soviética de Alemania Oriental, este campo albergó a presos políticos, militares y funcionarios del III Reich dónde se estima que murieron de malnutrición 13.000 personas.

Antes de su inminente derrota, los nazis ordenaron trasladar a los prisioneros. Las SS dispararon contra todos aquellos incapaces de caminar. Las tropas soviéticas liberaron a los supervivientes el 2 de mayo de 1945, cerca de la ciudad de Schwerin.

Ravensbrück

A 90 kilómetros de Berlín se situaba Ravensbrück. Este campo, exclusivo para mujeres, fue abierto en 1939 tenía como actividad trabajos de tejido, cestería y confección de uniformes.

Fue liberado en 1945, dejando un balance de un 85% de fallecidos por desnutrición, cámara de gas o experimentos médicos entre otras causas. Entre 1939 y 1945 ingresaron como prisioneros alrededor de 132.000 mujeres y niños, 20.000 hombres y 1.000 chicas adolescentes. Los deportados procedían de más de 40 países. Decenas de miles fueron asesinados, murieron de hambre, de enfermedades o a causa de experimentos médicos, como la esterilización.

A finales de 1944 las SS instalaron una cámara de gas, donde murieron asfixiados con gas entre 5.000 y 6.000 prisioneros. Se estiman las víctimas en al menos 92.000 personas.