Este pasado fin de semana se celebraba el 50 aniversario del primer alunizaje en la historia de la humanidad, el día en que un hombre llamado Niel Armstrong exclamó: “Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”, mientras descendía a la rugosa superficie del único satélite que orbita la Tierra.

¿Podrían ser verdad las teorías de la conspiración, y que el alunizaje fue una invención del gobierno estadounidense para desmoralizar a la Unión Soviética, su rival durante la Guerra Fría? ¿Una puesta en escena en un sótano de Hollywood, como dicen en su canción 'Californication' la banda musical Red Hot Chilly Peppers?

No. La llegada a la luna el 20 de julio de 1969 es un hecho constatado, como lo fueron cinco alunizajes subsiguientes entre 1969 y 1972. Si usted no lo cree, nunca se lo diga a un astronauta. Si alguna vez se topa uno de frente podría recibir un sólido puñetazo en el rostro. Al menos esa fue la reacción de Buzz Aldrin, el segundo hombre en pisar la Luna y constatar que no estaba hecha de queso, cuando un hombre lo llamó mentiroso en 2002.

Según la agencia de noticias The Associated Press alrededor de 5% de los estadounidenses creen que los viajes a la luna fueron mentira. Estas son algunas de las aseveraciones más comunes. Le explicamos en qué se equivocan.

Dicho: La bandera estadounidense en las fotos de la Luna se ve como si estuviera ondeando en el viento. Eso sería imposible, ya que no hay aire en ese cuerpo celeste.

Hecho: En lugar de dejar caer la bandera, la NASA decidió usar una barra de ángulo recto para mantenerla extendida, según Roger Launius, el principal historiador de la NASA. Armstrong y Aldrin accidentalmente doblaron la barra un poco, haciendo que pareciera que la bandera estaba en movimiento. También les preocupaba que el asta de la bandera se cayera después de haberla clavado en el suelo, por lo que rápidamente tomaron las fotos y capturaron la bandera mientras aún estaba en movimiento, dijo Launius.

Dicho: Cuando el módulo lunar descendió sobre la superficie del satélite, no dispersó ningún polvo y no dejó un cráter por la explosión del cohete que retardó su descenso.

Hecho: Al aterrizar en la Luna, los astronautas viajaron horizontalmente por un tiempo, por lo que los propulsores no estaban apuntados hacia abajo y no hubieran levantado polvo, dijo Drabek-Maunder, astrónomo del Observatorio Real de Greenwich en Londres. Pero cuando el módulo finalmente tocó tierra, "se puede ver que el polvo se estaba levantando".

En cuanto a la falta de un cráter, Launius dijo que los astronautas no necesitaban usar una gran explosión para frenarse, porque la gravedad de la luna es aproximadamente una sexta parte de la de la Tierra. "Fue un aterrizaje más suave", dijo.

Dicho: El ángulo y los colores de las sombras en las fotografías lunares son inconsistentes, lo que sugiere que se usaron luces artificiales para iluminar un escenario.

Hecho: Los muchos baches, cráteres y colinas lunares, junto con las diversas fuentes de luz que la iluminan: la que viene directamente del sol, la luz reflejada en la superficie de la Luna y la luz reflejada en la Tierra, causan lo que parecen ser distorsiones e inconsistencias , fijo Launius y Drabek-Maunder. Además, las cámaras de los astronautas tenían lentes de gran angular que pueden distorsionar los objetos.

Dicho: Armstrong y el módulo lunar se ven reflejados en la visera del casco de Aldrin en una foto icónica de Aldrin en su traje espacial en la Luna. Pero no hay señales de que ninguno de los astronautas esté sosteniendo una cámara. Entonces, ¿quién tomó la foto?

Hecho: Las cámaras de los astronautas estaban montadas en su pecho, dijo Drabek-Maunder. Como resultado, Armstrong no tuvo que mirarlo a los ojos. Sus manos, de hecho, aparecen cerca de su pecho en esa imagen.

Que cada cual extraiga sus conclusiones. Y tú, ¿qué piensas? Nos lo puedes contar si te apetece.