Este domingo se celebra la tradicional Romería que acompañará a la Virgen de las Virtudes, la patrona de Villena, a la que será su casa hasta el día 9 de septiembre: la Iglesia de Santiago. Desde Ágora Habla, y en la sección 'Ke Interesante', hemos querido repasar la historia de esta celebración lúdico-festiva que marca el inicio de las fiestas de Moros y Cristianos en honor a 'La Morenica', a esa “rosa diminuta de fragancia bella”.

La provincia de Alicante cuenta con importantes romerías. La más numerosa, sin lugar a dudas, en la de la Santa Faz en la capital de la Costa Blanca, donde se concentran aproximadamente 100.000 personas. Pero también hay que citar las romerías que se celebran en ciudades como Elche, Alcoy, Orihuela, Redován, Dénia, El Campello...

En lo que a Villena se refiere, la leyenda e historia es muy hermosa. En 1474 hubo una asoladora peste sobre la villa y, asustados, huyeron muchos de la ciudad hasta un torrente de agua denominado "Fuente del Chopo", donde levantaron barracas para cobijarse. Muchas son las versiones del origen de esta romería y de cómo empezó todo.

Como los remedios humanos se mostraban ineficaces para atajar el daño, acordaron ponerse bojo la protección de un celestial Patrono, elegido al azar por medio de cédulas depositadas. Continuaban los estragos de la peste y decidieron elegir un Patrón o Patrona para confiarse a su intercesión. En un cántaro depositaron los nombres de los Santos o Santas que cada uno prefería según sus devociones. Hicieron que un niño sacase uno de los nombres para ser elegido. Y he aquí que salió el nombre de la Virgen de las Virtudes, que nadie había escrito.

El designio divino estaba claro y la elección resuelta. Sólo faltaba encontrar la imagen de la Santa Patrona, y en su busca salieron varios emisarios que no anduvieron largo trecho, pues pronto tropezaron con dos hermosos mancebos portadores de un estuche con la imagen deseada. Antes de ponerse de acuerdo en el precio de la escultura, los mancebos habían desaparecido de modo misterioso. Como gratitud, Villena hizo dos Votos a la Virgen, que cumple cada año en marzo y septiembre.

El Santuario y las Romerías

El 25 de marzo de 1624 la villa hizo el juramento de defender, leer, enseñar y predicar la Inmaculada Concepción. Fue una de las primeras villas de España que lo hizo, adelantándose 230 años a su definición oficial. Fue coronada canónicamente el año 1923 y de nuevo en 1954.

Como lugar de culto a la Patrona tan milagrosamente designada y aparecida, se levantó una ermita, cuya mención más antigua, hasta el momento, se halla en una provisión de los Reyes Católicos fechada en Córdoba el 30 de julio de 1490. Sucesivas ampliaciones y reconstrucciones transformaron aquella primitiva ermita en el hermoso convento que ha llegado hasta nuestros días.

Pronto se organizaron dos romerías anuales al Santuario, acerca de cuyo origen poseemos datos bastante concretos. Uno de los testigos que en 1551 depusieron en la información solicitada por Carlos I de que luego se hablará, dice textualmente que «de más de cincuenta años a esta parte se acuerda que van en procesión a la dicha Casa, el día de Nuestra Señora de Mayo y el día de Nuestra Señora de Septiembre, el Con-cejo, clerecía e otra mucha gente del pueblo, y este testigo ha ido en la dicha procesión». De ello se deduce que la costumbre comenzó alrededor del año 1500, lo que se confirma por las declaraciones de los restantes testigos.

Dos romerías anuales al Santuario

Según José María Soler García, fijadas, pues, desde 1500 aproximadamente las dos romerías anuales al Santuario, adquiere singular relieve la celebrada el 25 de marzo de 1624, en que todo el clero de la ciudad, ante el Obispo de Cartagena, fray Antonio Trejo, hizo voto y juramento de defender pública y particularmente la Purísima Concepción de la Virgen, proclamándose que, a partir de entonces, no sería admitido a capellanía, beneficio, renta ni oficio eclesiástico alguno quien no prestase el mismo juramento. Había con ello quedado definitivamente establecido el día del «Voto», cuya romería sigue celebrándose en la actualidad.

Más adelante, a fines del mismo siglo XVII, se instituyó la Cofradía de los «Esclavos de María Santísima», que llevó aparejada la de una nueva romería al Santuario el domingo infraoctava de la Natividad de Nuestra Señora. Es la que sigue celebrándose actualmente durante el domingo siguiente al de las fiestas de, septiembre, día llamado de la «Esclavitud».

Día 5 de septiembre

Con esta última romería, había quedado perfilada la sucesión anual de festividades en honor de Nuestra Señora de las Virtudes: día del voto, Fiesta de la Natividad y día de la Esclavitud. Tenía que transcurrir todavía más de un siglo para que se produjese la transformación definitiva origen de las Fiestas actuales.

Fue en el año 1838, en que se llevó la Imagen, a Villena el día 8 de septiembre para celebrar en la Ciudad el tradicional festejo, cuyo escenario, hasta entonces, había sido el Santuario y sus alrededores. A partir de aquel momento, la evolución prosigue con ritmo más o menos acelerado. En 1839, se forma la primera Junta encargada de los festejos, que determina trasladar la imagen a la ciudad el día 6 en lugar del día 8, para ser devuelta a su morada el día 9, como en la actualidad, y en 1848, se cierra el ciclo evolutivo con la designación del día 5 como fecha inicial de los festejos.

Posteriormente se decidió utilizar el último domingo de agosto como le día indicado para trasladar a 'La Morenica' a Villena. Y precisamente, es este próximo día 26 cuando, a partir de las 18.00 horas, la Virgen de las Virtudes, acompañada por la Junta de la Virgen y demás autoridades, se dirija a la que será su estancia hasta el día 9 de septiembre: el trono de la Iglesia de Santiago.