¡Cambiamos de día! Seguro que el pasado viernes echaste en falta el 'Ke Interesante'. Pues ya está aquí. A partir de ahora podrás seguir esta sección los lunes. Y comenzamos la semana con esta tierna y estremecedora carta que escribe 'Maya', una perrita muy especial. Esperamos que os guste, y que os haga recapacitar.

Soy Maya, hoy quiero dirigirme a esas personas que piensan comprar un cochorrito para regalar en Navidad. Yo y muchas como yo hemos sido y están siendo explotadas por criadores sin escrúpulos que viven del sufrimiento de los animales porque han hecho de la exploración de madres su forma de vida y su fuente de ingresos.

Tengo 10 años, he parido muchísimas veces, mis hijos fueron vendidos por Internet. Eso quiere decir que con mi explotación se ganó mucho dinero. Sin embargo, cuando dejé de ser rentable me publicaron en 'Milanuncios' para venderme como vendieron a mis hijos. Pero en mi caso, para venderme a precio de saldo.

A la persona que me explotó no le importaba nada mi estado de salud. Ni siquiera me ponían pipetas para las pulgas y garrapatas. Nunca tuve asistencia veterinaria, pues simplemente fui una herramienta de trabajo para ganar dinero.

Fui rescatada por la asociación 'Golden Fran' junto a dos hembras más también explotadas y también con 10 años. Fran no ha ganado ni un euro con nosotras, sino todo lo contrario, pues ha sido él quien nos rescató y nos ha dada toda la asistencia veterinaria que hemos necesitado y no ha sido poco, porque dos de nosotras teníamos un tumor de mama y nuestra adopción es a coste cero. ¿Ven ustedes la diferencia entre Golden Fran y un criador? ¿Lo ven? Yo se la voy a explicar.

Quien explota a las madres sólo mira por sus intereses económicos. Quien rescata animales para darlos en adopción busca el bienestar, la salud y la vida digna para esos animales.

Juzguen ustedes mismos. Juzguen y después decidan si estas Navidades compran o adoptan un perro. Yo como madre explotada no recomiendo la compra de cachorros, esa es la causa de nuestra exploración y maltrato.

¿Entienden ustedes ahora por qué adoptar no puede ser gratis?

¿Entienden ustedes ahora la diferencia entre comprar y adoptar?

Estas Navidades no compren, adopten y salven una vida. Comprando contribuyen al maltrato y explotación de madres como yo que he parido varias camadas, incluso teniendo displasia (anomalía en el desarrollo de un tejido, de un órgano o de una parte anatómica del organismo) y un tumor de mama.

¡Adopta. No compres!

Firmado: Maya.