Hoy os voy a explicar como podemos conseguir ese morenito que tanto ansiamos.


Lo primero que debemos hacer es prepara la piel antes de exponerla al sol, hoy en día muy agresivo.


Debemos exfoliar nuestra piel una vez a la semana, ya que esto hará que nuestra piel siempre esté tersa, suave, con aspecto saludable y sobre todo bien oxigenada. Con este proceso estaremos retirando las células muertas de nuestra piel y por tanto conseguiremos que el resto de células se regeneren más deprisa.


A continuación debemos utilizar un buen autobronceador.


Un estudio de nuestros amigos americanos, dice que la forma más sana y con menos riesgos para la salud de tomar el sol, es el autobronceador, nada de cabinas de rayos y exponerse al sol 24 horas...


La primera aplicación de este producto, será en la noche, una vez nos hayamos duchado con el gel exfoliante, utilizaremos el autobronceador a modo de hidratante corporal. 


Realizaremos este ritual durante una semana, pero las siguientes veces sin exfoliación, ya que podemos dañar la piel. 

Iremos observando como nuestra piel coge un tono progresivo y uniforme, pero también notaremos como algunas zonas del cuerpo estarán más morenas que otras... esto es por culpa de la melanina, ya que nuestra piel no segrega las mismas cantidades en unas zonas que en otras.

En estos casos, seguir utilizando el autobronceador en las zonas que menos tono tengan, para ir poco a poco uniformando a razón del resto de zonas.


Ya es hora de exponernos al sol, por lo tanto, es hora de utilizar un buen protector solar con un factor más bien alto, entre 30 - 50 FPS.

Está la leyenda urbana que cuanto menos factor solar utilices, más bronceado coges... pues no... más te quemas, dañas y perjudicas tu piel.


Debemos protegernos la piel, 20 minutos antes de exponernos al sol, y después aplicarnos de nuevo nuestro protector cada 2 horas y media, cuando nos mojamos, también hay que volver a protegerse, incluso con los protectores resistentes al agua (cosa incierta).


Y como no, después de habernos expuesto al sol, una buena duchita de nuevo y aplicar siempre el After Sun. Es bueno para la piel, ya que hace un efecto calmante espectacular.



Si hacemos los pasos previos que os he comentado, notaremos la piel sana, saludable, con un moreno precioso y encima bien protegida.