Susana Rodríguez Navarro (Villena, Alicante 1972), ha entrado a formar parte del CSIC ( Consejo Superior de Investigaciones Científicas) como científica titular, el mayor centro de investigación de España. Concretamente desde enero trabaja en el Instituto de Biomedicina de Valencia (IBV) dónde ha trasladado su laboratorio en el que continúa estudiando la expresión génica y el metabolismo de RNA en eucariotas, con especial interés en el estudio de algunas enfermedades humanas relacionadas con las Enfermedades Raras y el cáncer.

Susana es licenciada en CC Biológicas (esp. Bioquímica) desde 1995 por la Universitat de Valencia y Doctora por la misma universidad desde Diciembre de 2000. Realizó su tesis doctoral estudiando la función de distintos genes de levadura . De 2001 a 2004 realizó una estancia postdoctoral mediante un contrato europeo “Marie Curie” en el Laboratorio del Dr. Ed HURT Biochemie Zentrum de la Universidad de Heidelberg, Alemania.

Sus hallazgos en el campo de la expresión génica y metabolismo del RNA (Ácido Ribonucleico) permitieron descubrir nuevos factores y nuevos mecanismos que ayudan a entender cómo se regula la expresión génica. Sus descubrimientos fueron publicados en revistas de primer nivel en su campo lo que le permitió conseguir un contrato Ramón y Cajal para dirigir su propio grupo de investigación en Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) de Valencia.

En cuanto al reconocimiento a su trabajo, en 2011 fue galardonada con el premio IZASA-WERFEN que otorga la Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular a un científico menor de 40 años en reconocimiento a su trayectoria en España y con la Distinción “Arracada de Oro” de la Ciudad de Villena en el año 2013.

ÁGORA HABLA.- Después de muchos años de trabajo desde enero estás en el CSIC. ¿Qué significa para ti?

SUSANA RODRÍGUEZ.- El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) es el principal organismo de investigación de España y el 7º a nivel mundial. El CSIC abarca todas las ramas del conocimiento, desde las humanidades pasando por la tecnología y cualquier aspecto de la ciencia incluyendo las relacionadas con la vida y salud u otras ramas como las matemáticas o la física. Acaba de cumplir su 75 aniversario y la verdad es que para mí como científica comienza una nueva etapa en mi carrera llena de retos que espero cumplir como parte del CSIC.

A. H.- Hace poco estuviste en Villena, concretamente dando una charla organizada por el IES Hermanos Amorós. ¿Qué recuerdos tienes de cuando estudiabas allí?

S. R.- Muy buenos recuerdos de mi adolescencia, con mis amigos, empezando a descubrir muchas cosas importantes que me marcaron a nivel personal y profesional. He tenido la suerte de participar con un pequeño artículo en el libro de la celebración de su cincuentenario resumiendo mis vivencias allí. La verdad es que ha sido una oportunidad de recordar esa época y compartir con mis paisanos algo tan importante para mi como mi pasión por la ciencia.

A. H.- Además, tu charla versó sobre un trabajo que partió del propio instituto: “Descubriendo Genes, el viaje científico que partió del IES Hermanos Amorós”.

S. R.- Pues sí. El pasado día 22 de febrero tuve la gran oportunidad de poder dirigirme a los villenenses por primera vez para contarles un poco mi trayectoria profesional e intentar representar a los más de 16.000 estudiantes que han pasado por el IES Hermanos Amorós.

Gracias a la invitación de su directora, Bienvenida Sánchez, he vivido uno de los momentos más especiales de mi vida. Rodeada de parte de mi familia, mis buenos amigos y amigas, profesores, estudiantes y conocidos que vinieron a escuchar mi experiencia recibí el cariño de muchísima gente. La verdad es que es difícil explicar como me sentí. Estoy bastante acostumbrada a dar conferencias en congresos y clases, pero este acto fue muy especial y lo llevaré para siempre como un regalo de todos los presentes. Gracias a todos por venir.

A. H.- ¿Cuál es el papel de la mujer hoy en día en tu campo?

S. R.- Pues como en general. La mujer está menos representada de lo que debería por la cantidad de chicas que comienzan los estudios que les encaminarán a ser científicas algún día. Justo estas semanas he participado en entrevistas y charlas sobre mujer y ciencia y he podido corroborar con datos que hay mucho por hacer todavía para que la mujer ocupe el papel que se merece por sus méritos y formación. Yo soy optimista y espero que las nuevas mujeres y hombres que están estudiando ahora cambien los estereotipos y se atrevan a ser lo que quieran ser.

A. H.- Además, fuiste premiada por el consistorio con la Arracada de Oro. ¿Fue ese un premio también dedicado a la importancia del papel de la mujer?

S. R.- Yo creo que no, más bien se premió mi trayectoria profesional independientemente de ser mujer u hombre. Yo quiero pensar que esa Arracada de Oro premiaba a una de muchas mujeres y hombres que dedican su vida a mejorar la sociedad desde su esfuerzo.

En sus laboratorios, sus empresas, en las consultas del hospital, desde las clases de una universidad o un colegio. Creo que con la Arracada de Oro el consistorio dio un mensaje estupendo sobre el valor del esfuerzo intelectual.

Estamos muy acostumbrados a que la mayoría de premios (en general) los consigan deportistas, artistas etc. Premiar a una científica conlleva un mensaje muy importante sobre cómo valora el consistorio el dedicar tu vida a contribuir en el avance del conocimiento y mejora de la sociedad. Estoy muy agradecida.

A. H.- ¿Crees que se llegará a dar algún día con el remedio contra el cáncer?

S. R.- Ya hay muchos tratamientos contra el cáncer que han venido de la mano de la ciencia. Los números son cada vez mejores y hay que ser optimista. Pero también quiero destacar que cualquier enfermedad necesita para llegar a su cura una gran inversión en investigación y estamos pasando unos años durísimos que seguro van a tener un impacto muy negativo en los avances científicos debido al poco dinero que dedica el gobierno a la investigación.

A. H.- ¿Qué sientes cuando visitas tu tierra?

S. R.- Me gusta mucho venir a Villena. Aquí están mis raíces y tengo aquí a mi madre, un hermano y su familia, mis tías y primos, y mi familia política con mi suegra a la cabeza. También tengo a muy buenas amigas y amigos a los que me encanta ver y quedar a tomar algo. Me gusta estar en contacto con la actualidad de la ciudad y me siento muy villenera. Presumo mucho allá dónde voy de esta ciudad con tanta historia y tanto que ofrecer e intento ser una buena embajadora de la misma.

A. H.- Eres festera, o eres de las que prefieren presenciar las fiestas de Moros y Cristianos.

S. R.- Soy festera hasta la médula. En concreto Mora Nueva. Llevo la música en los genes, y ha sido muy duro no poder desfilar por motivos personales o profesionales algunos años. ¡Intento siempre reservar días para ir en Fiestas, y a veces pienso que hay un componente genético en ser festera!

A. H.- Fuera de tu trabajo, ¿cuáles son tus hobbies?

S. R.- Me encanta la música y correr. Siempre que voy a Villena aprovecho para hacer alguna salida y correr por el camino de la Virgen y cruzarme allí con tantos conocidos. Participé un año en el Cross Nocturno y este año me he apuntado con unos amigos a hacer la 10K de Villena organizada por Grupo el Castillo para Mayo.

A. H.- ¿Qué está haciendo en estos momentos Susana Rodríguez?

S. R.- Pues ahora, tras dejar nuestra etapa en el Centro de Investigación Príncipe Felipe, estamos terminando de poner apunto todo en el nuevo laboratorio en el Instituto de Biomedicina de Valencia del CSIC y seguimos con nuestros proyectos que intentan entender cómo y cuáles son los factores necesarios para que los genes trasmitan su información correctamente y se expresen de manera adecuada.

Últimamente tenemos proyectos centrados en epigénetica. Para que se entienda, la epigénetica sería como una serie de señales (a modo de semáforos) que indica a cada gen cuando se tiene que expresar o no. Eso es muy importante para que todo en la célula funcione correctamente y no se produzcan enfermedades. Por ello es necesario vigilar esos “semáforos” a través de hábitos de vida saludable. ¡Hay que cuidarse!