Seguro que para muchos de nosotros han sido los peores días de nuestra vida. Hemos llorado, hemos sentido impotencia por un acto catastrófico como es el incendio de Beneixama. Se ha quemado parte de nosotros, pero hay que levantarse.

No olvidaremos. No lo haremos y aprenderemos. Pero ahora hay que cambiar la cara, los sentimientos o la tristeza por ilusión e impotencia por fuerza. Estamos obligados a devolverle a la montaña de La Solana lo que tanto tiempo nos ha dado. Por eso comenzamos a trabajar. A trabajar para volver a gozar del corazón y la vida del pueblo de Beneixama.

Rogamos que la gente actúe por ella misma. Esperamos que los técnicos y profesionales nos guíen con los pasos para proceder. Iremos informando todo lo que podamos lo más pronto posible, ya que los proyectos empiezan a aparecer. También queremos agradecer a todas las unidades que lucharon para controlar y extinguir el incendio. Gracias de todo corazón.

De todas las fotos que estamos viendo, nos quedamos con estas... Presente y futuro del Grupo de Muntanya y Beneixama. Dejemos el futuro igual que nos lo han dejado a nosotros. Es hora de afrontar y trabajar. Unidos no hay quien nos gane.

¡Salud, fuerza y montaña, amigos!