Han pasado ya más de tres meses desde que la vida de mi familia cambiará drásticamente. Tres meses en los que nuestros días pasan entre paredes de hospital. En este tiempo, en el que las horas se hacen eternas, la reflexión, la lucha y la resignación se han convertido en rutina. Ya no hay sitio para preguntarme por qué nos pasó todo esto. Creo en el destino y pienso que teníamos que pasar por esto. No entiendo el motivo. Pero no me martirizo con ello.

Quienes leísteis mis publicaciones sabéis que en ningún momento fue mi intención culpabilizar a ninguna persona en particular. Pero todos vimos como a raíz de lo vivido, quedó puesto de manifiesto algunas carencias que existen en algunos organismos de nuestra localidad.

Como es lógico, he solicitado por registro de entrada al Ayuntamiento alguna documentación, como las pólizas de seguros, el parte de la Policía Local del día en el que se celebró las 12 horas de Voley (en el cuál se refleja claramente con nombre, DNI y dirección, los datos de la persona de Cruz Roja que se negó a facilitar el DESA), el Convenio de Colaboración de Cruz Roja y el consistorio, o el Plan de Actuación de Emergencia del Polideportivo.

Con esta documentación, mi intención era tener la tranquilidad que se hizo lo que se pudo, ya que la rueda de prensa que se dio... Pues en fin... Cada uno que saque sus conclusiones.

Y claro está. Aparecen nuevas incoherencias o actuaciones que me resultan realmente inquietantes. Tuve que solicitar dos veces el parte de la Policía Local. Mientras que el documento que me llegó como Plan de Actuación de Emergencia del Polideportivo, fue un único folio con los logos del Ayuntamiento y de la Fundación Deportiva Municipal, hecho a medida para lo que le pasó a Alfonso... Y claro... Eso resulta como poco sospechoso, además de sentir que es un insulto a mi inteligencia.

Decidí solicitarlo de nuevo. Y está vez junto con el acta firmada por los concejales aprobando dicho documento, pues entiendo que en un Plan de Emergencias se debe recoger no sólo una parada cardíaca, sino posibles evacuaciones ante incendios, o cualquier otra situación de emergencia que pudiera darse en el recinto. Silencio administrativo. No ha habido respuesta.

Convenio de colaboración con Cruz Roja

Y lo mismo ha ocurrido con el Convenio de colaboración con Cruz Roja, cuya posición por parte de la dirección ante lo vivido en mi familia dista mucho de los ideales e idiosincrasia de esta organización tan bien valorada y reconocida a nivel Internacional, lo que me hace pensar, y me consta que hay mucha gente en la localidad que también lo piensa, que cuando tu cargo en una ONG recibe una remuneración te vas alejando cada vez más de lo que representas. Una pena.

Cómo ya dije en su día al equipo de gobierno no les iba a coger más el teléfono, y mi comunicación con ellos se reduce a la documentación con registros de entrada que les he hecho. Algunas con respuesta y otras no. Pero ahora que empieza de nuevo la actividad deportiva, lanzo estas preguntas a las que el Ayuntamiento a mí no me ha dado respuesta:

¿Existe un Plan de Actuación de Emergencia en las instalaciones deportivas? ¿Están seguros los deportistas y público ante cualquier imprevisto?

Está muy bien que se hayan realizado cursos en el uso y manejo del DESA, y ojalá que a raíz de nuestra desgracia se puedan evitar más casos así. Pero como bien he dicho, emergencias hay muchas: incendios, inundaciones, avalanchas...Y visto lo visto, creo que todos los usuarios de las instalaciones deportivas y público en general merecemos saber si los funcionarios públicos o trabajadores de las instalaciones municipales y el polideportivo en particular, están preparados para hacer frente y conocen dicho plan.

Y por si acaso alguien pretende excusarse en que no me han respondido porque el registro de la localidad lleva retraso, presenté todos los documentos en la misma fecha o con un día de variación, y unos respondieron y a otros no, y de ello ya hace casi 50 días.