Como villenera a la que le ha tocado buscarse la vida fuera para poder currar de lo suyo y que pasa la mayor parte del año lejos de su hogar, sigo fielmente las noticias que los diferentes medios recogen para no andar perdida cada vez que bajo a la villa, y unas cuantas noticias de esas que digo que leo me han hecho sentir una alegría y un orgullo de mi tierra que no hay quien me lo quite.

Esas noticias de las que hablo son el ciclo de programación de mujeres de la Kakv, la realización de las jornadas feministas de "Las Multitudinarias" y el premio otorgado a Villena por sus buenas prácticas contra la violencia de género.

Ahora que se habla tanto del auge de VOX y de sus ideas en cuanto a la ley de violencia de género, da gusto ver como en sitios como Villena se rema en la dirección correcta y se llevan a cabo iniciativas como jornadas feministas y se da cabida a espectáculos protagonizados por mujeres en la programación de un espacio como la casa de la cultura.

Lo que está haciendo la concejal de igualdad Cate Hernandez de contribuir al impulso de la cuarta ola tiene mucho mérito aunque en ocasiones quizá habría que decirle eso de "no me quieras tanto y quiéreme mejor" y decirle a sus 'compis' de ayuntamiento que a veces es contraproducente el querer pasar de cero a cien y que puede que resulte más efectivo ejercer una pedagogía que imponer cuotas.

Y es que por mucho que se trabaje, los cafres no se acuestan un día y se levantan al siguiente dejando de ser cafres, y si se les impone la paridad en asuntos como el acceso a subvenciones deportivas, se puede tener un efecto rebote que haga que se vea al feminismo como a las lentejas de tu madre, que aunque ahora te encanten y te lleves tuppers, de pequeña te obligaban a comértelas y por eso las odiabas. Quizá sea mejor seguir con la pedagogía y dar pasitos cortos y constantes que buscar dar zancadas y tropezarse.

Este es el único "pero" que desde mi prisma se le puede poner en esta materia a Los Verdes (del resto no voy a hablar porque no va de eso este artículo) que son, por mucho, los que más practican eso de la igualdad y más se la creen, haciendo que sean las mujeres las que lleven el peso del ayuntamiento, con más mujeres que hombres en el equipo (6 de 11).

Y es que el PP de 7 concejales que tiene solo tiene a 2 mujeres a las que ni les dan voz ni parece que quieran que ellas la tomen, sobre todo desde que Ana Más perdió la lucha de poder, inventando el concepto de concejal florero. Tampoco se esperaba otra cosa de este partido, la verdad.

Pero lo del PSOE es peor, porque sí que se espera que mueva en este tema, aquí de 3 concejales, 2 son mujeres pero una tampoco ha hecho acto de presencia desde que está y la otra, Isabel Micó, lo del feminismo lo usa para lo que quiere, diciendo que no le gustan los arcos de moros y cristianos porque no hay mujeres y caricaturizando así la lucha feminista o lanzando vídeos de puro ego diciendo que tiene que ser alcaldesa sin más argumento que el de "porque es el momento de las mujeres y ella es mujer" y a la que después de perder y saber que no va de candidata, no se le ha vuelto a ver el pelo. Si ese es el feminismo que tienen en su partido, mejor que no tengan nada...

Y es que el feminismo es una lucha diaria, una forma de enfrentar cada cuestión de la vida y en la que nos queda mucho por hacer y mucho por recorrer juntas. Porque nos matan. Porque nos invisibilizan. Porque nos violan. Porque nos venden como ganado. Porque nos juzgan. Por tantos porqués, la lucha feminista es y será necesaria.

Y si los partidos políticos no la incorporan en su filosofía y en su día a día, flaco favor les hará el feminismo castigándoles sin votos.